Mérida, Yucatán; 24 de agosto de 2020 (Rafael R. Vega Valladares).- “Seré bastante claro: Se acabaron los chairos y los fifis, los liberales y los conservadores, los buenos y los malos, el pueblo bueno y la mafia del poder. Se acabaron distingos, ciudadanos de primera o de segunda, diferencias, deferencias y cualquier forma de separación. Hoy todos somos mexicanos”.

“Y perdónenme los que no entiendan que el uso del genérico masculino no tiene nada que ver con preferencias de género, hablo de todos a los que esta noble nación les ha ofrecido su tierra para crecer y desarrollarse.

“Los tiempos de las comparaciones terminaron cuando la autoridad electoral terminó de contar los votos y el supremo juez electoral ratificó la decisión de los mexicanos. Hoy el sistema democrático por el que décadas los mexicanos bien nacidos lucharon está rindiendo frutos. Estamos ante un hecho histórico que no deja dudas a la manipulación, al engaño, a la coacción o compra de la voluntad de los ciudadanos que nos dañó en el pasado. Ganó el candidato que los mexicanos, en su mayoría y con su voto libre, quisieron.

“Si bien una mayoría decide para gobernar para todos, quiero hacer a un lado cualquier aspereza, traba o estorbo que impida que este gobierno sea para unos cuantos. A partir de hoy asumimos la presidencia de los Estados Unidos Mexicanos y sus leyes se aplicarán con la misma igualdad de trato que hoy les ofrezco a todos.

“Los adversarios políticos quedaron atrás porque repito: se acabaron los tiempos de competencia, hoy debe prevalecer la empatía por la que la mayoría decidió que marche este país y dejar atrás los ataques y las ofensas.

Mi compromiso no es solamente con todos los que salieron a votar a mi favor -ellos son los que decidieron-, sino que gobernaré para todos, así funciona la democracia…

El tono agudo del despertador del teléfono celular me sacudió y me sacó de esa toma de posesión presidencial que cubría como reportero.

Sí, sólo era un sueño… Abrí bien los ojos, recordé que era domingo y decidí mejor seguir soñando.