Mérida, Yucatán, 23 de agosto de 2022 (ACOM). – La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) abrió una investigación a policías municipales de Valladolid por amputar la mano derecha a M.C.R. quien fue detenido y al que le quisieron dar un escarmiento “para que no vuelva a robar”.

Los hechos se registraron en la comisaría vallisoletana de Ticuch donde el afectado fue esposado y subido a una patrulla al considerar que actuaba de manera sospechosa, además de que tiene reiteradas denuncias por robos en la zona.

Los agentes lo bajaron de la unidad policíaca en unos montes que colindan con el municipio de Chemax y con un arma filosa le cercenaron la mano y después lo liberaron mientras se desangraba.

El hombre corrió varios metros, pero luego se desmayó hasta que fue atendido por paramédicos de la Cruz Roja que lo trasladaron al Hospital General de Valladolid donde sigue internado, fuera de peligro y con la extremidad amputada.

Al trascender su caso en los medios de comunicación, la Codhey abrió una queja de oficio y personal de la institución se trasladó al nosocomio donde está convaleciente para conocer su versión de los hechos.

El titular del organismo defensor de los Derechos Humanos, Miguel Sabido Santana, calificó el hecho como gravísimo y afirmó que la actuación de los uniformados fue reprobable, recriminable y lamentable.

Explicó que se solicitó un informe de la detención a la policía municipal de Valladolid y se entrevistará nuevamente al lesionado para tener la verdad completa de lo sucedido.

Indicó que M.C.R. interpuso una denuncia penal ante el Ministerio Público por lo que se espera que la Fiscalía General del Estado inicie las investigaciones y también llame a declarar a los policías que violentaron al detenido.

De igual forma, se solicitó a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas que intervenga para brindar apoyo a la persona afectada.

Sin anticipar conclusiones, el presidente de la Codhey hizo notar que no se tiene antecedentes de un caso similar en el estado y por la gravedad podría configurarse como un acto de tortura.

Sabido Santana indicó que en las próximas horas deberán recibir el informe que rinda la corporación vallisoletana para continuar el procedimiento y determinar las medidas cautelares que correspondan.