Mérida, Yucatán, 12 de diciembre de 2019 (ACOM).- “No quiero pelearme con los diputados” atajó el presidente estatal del PRI, Francisco Torres Rivas luego de que 10 legisladores de la bancada tricolor en el Congreso del Estado le pidieron que renuncie a la dirigencia de ese partido.

En rueda de prensa, en la Casa del Pueblo, la sede del PRI, Torres Rivas declaró que “no hay pleito” de su parte contra los integrantes de la fracción parlamentaria pero hizo notar que tendrán que sujetarse al escrutinio de la opinión pública.

Afirmó que los legisladores priistas tomaron la decisión y tienen la responsabilidad de explicar el sentido de su voto al aprobar el paquete fiscal del año 2020, que contempla aumento de impuestos y derechos.

Entre ellos, el que se pagará en materia de seguridad con un cargo de un ocho por ciento en el recibo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cuando se facture el consumo de la energía eléctrico, así como aumentar dos por ciento el impuesto sobre el hospedaje que el sector turístico rechaza.

El dirigente tricolor manifestó que “parece culpa del PRI, pero fue una propuesta del paquete económico del gobierno de Mauricio Vila”.

Cuestionó la prisa, incluso de los legisladores priistas, por aprobar el proyecto fiscal.

“Panchito” Torres anunció que promoverá acciones para manifestar la inconstitucionalidad sobre el aumento de impuestos en Yucatán, para que no sean permanentes.

Enfatizó en están las puertas abiertas para el diálogo con los legisladores ya que es importante velar por la unidad del partido.

“Respeto la postura de los legisladores del PRI. A ellos les toca responder”, dijo.

Señaló que se pudieron evitar los aumentos a los impuestos ya que existe una participación federal de recursos para seguridad pública de hasta 1,400 millones de pesos.

Además, dijo, el gasto público en sectores de servicios personales, materiales y suministro aumentará más de 1,600 millones de pesos en 2020.