Mérida, Yucatán; 26 de marzo de 2020 (ACOM).- Alonso Rodríguez Trujillo, aún sin reponerse de la muerte de su padre, el profesor Isaías Rodríguez y Rivero, que perdió la vida en Cusco, Perú, clama por la repatriación de su madre, a la que mantienen aislada en el cuarto del hotel “Tierra Viva” de ese país sudamericano.

Según el hijo de ambos maestros, se ve remota la posibilidad de que la señora Ethel Trujillo Trujillo pueda retornar a Mérida, luego de viajar el pasado 8 de marzo, como parte de una peregrinación religiosa que se convirtió en una pesadilla para la familia, tras la declaración mundial de emergencia sanitaria por el Covid-19.

Al profesor Isaías Rodríguez se le incluyó en las estadísticas de personas fallecidas a causa del coronavirus, aunque las autoridades peruanas de salud no hayan certificado oficialmente que esa fue la causa de la muerte.

Lo peor es que la esposa de reconocido profesor no puede salir de ese país y las autoridades diplomáticas de aquella nación no brindan facilidades para lograrlo.

Desesperado e impotente, Rodríguez Trujillo publicó en su cuenta de Facebook una carta en donde pide al presidente de Perú que intervenga. A continuación, el texto del mensaje.

Perdí a mi padre, ¡¡ayúdenme todos a que regrese mi madre sana y salva a Yucatán!!.

Mi madre, Ethel Trujillo Trujillo, la muy querida ex profesora y maestra de muchas generaciones de la Federal # 5, se encuentra en circunstancias de aislamiento y secuestro por parte de la autoridad de salud asignada en Cusco, Perú.

“La tienen encerrada en una habitación, no le cambian las sábanas, su comida como en un campo de concentración, se la dejan en un plato en el piso para que ella la tome.

Sola, triste, confundida y con el dolor profundo de haber perdido a su esposo, mi padre el Profesor Isaías Rodríguez y Rivero, se encuentra ahora con problemas de salud, por la altitud y el frío en que se ubica esa población Peruana.

A esta fecha y hora no tiene resultados de los análisis de COVID 19 derivadas de las tomas de muestras efectuadas el lunes 23 por falta de reactivos, según las autoridades sanitarias de Perú.

Ya no cuenta con ropa para cambiarse y lo mínimo para su aseo, además las 13 personas, trabajadores del hotel, también se encuentran en estado de secuestro, sin tener síntomas de COVID-19 les prohíben darle atenciones por humanidad a mi madre, siendo estos a la vez víctimas de las circunstancias, sus familias está sufriendo la ausencia de estos por el aislamiento sin estar enfermos.

El gobierno del estado de Yucatán a cargo deL Mauricio Vila Dosal, ha canalizado todos sus esfuerzos políticos y de vinculación asignándole la encomienda a la Secretaria de Gobierno, María Fritz Sierra, con la cancillería para darle seguridad y asistencia médica a mi madre mientras es posible repatriarla, pero ha sido infructuosa, ya que el Ministerio de Salud no les permite darle ningún tipo de asistencia.

¿Historia de terror digna de un campo de concentración? No…es en sí, la realidad que vive hoy mi madre, frente a una pandemia global, en un país con mucha cultura, pero desconocido para ella, dónde las autoridades sanitarias han violado los derechos humanos y garantías individuales de mi madre.

Exhorto al presidente de Perú, Martín Vizcarra, al cual respeto por sus acertadas medidas de cierre de fronteras para contener la pandemia en ese país, a que en un gesto humanitario permita trasladar encapsulada, en todo caso, a mi madre a la ciudad de Lima, para sus atenciones de salud y seguridad y repatriarla a México en uno de los vuelos que enviará el Gobierno de México mañana viernes 27 y el sábado 28 de marzo.

A nuestro Canciller, Marcelo Ebrard, que continúe con la parte de gestión política internacional para que esto se de a la brevedad. No quiero que en lugar de una urna de cenizas, sean dos las que me regresen.

Por si fuera poco la cuarentena que terminaba del próximo domingo, la autoridad de ese país en un esfuerzo de contener la pandemia acordó nueva fecha del aislamiento social total hasta el 13 de abril.

Si tú amas a tu madre amiga o amigo, y la tienes bajo tus cuidados ante está pandemia, ponte la mano en el corazón y haz viral este mensaje, para que como tú, yo tenga la oportunidad de cuidar, dar amor y cariño.

Que Dios los cuide y les proteja y cuiden su salud.

Sinceramente

Maestro Alonso Rodríguez Trujillo