Mérida, Yucatán; 23 de septiembre de 2022 (ACOM).- El pasado 8 de septiembre la policía estatal recibió el reporte de un menor extraviado en el fraccionamiento de Ciudad Caucel, tras salir de su hogar en busca de trabajo.

Cerca de las 10 de la noche, el menor fue hallado en un parque donde explicó a los oficiales que sufría de maltrato familiar por parte de su madrastra Rosa Lilia y no quería regresar a su casa.

Hace unos días el menor, identificado como Giovanni de 14 años de edad y con una discapacidad motriz –en una de sus manos-, fue entrevistado sobre la avenida 31 de la sección Villa Jardines de Caucel y relató que sufre maltrato.

El día que se salió de su casa fue porque su madrastra le dijo que buscara un trabajo lejos de la casa y terminó perdido en el fraccionamiento.

Recuerda que ese día comió en una fonda con 50 pesos que tenía guardado de un trabajo que había hecho días atrás y gracias a unos jóvenes que llamaron a la policía, fue ubicado con facilidad cuando su papá y su madrastra lo buscaban.

El menor, quien vive en Ciudad Caucel, dijo ser golpeado continuamente por su madrastra Rosa Lilia M.M., quien le impide ir a la escuela y le niega la comida. Y asegura que la mujer crea conflictos para que parezca responsable y lo golpea como castigo.

Señaló que su padre Gilberto no le cree cuando le dice de los maltratos, ya que su hermanita siempre atestigua en su contra para estar bien con Rosa, para seguir recibiendo el buen trato de la madrastra.

De igual manera detalló que su madre no se pudo hacer cargo de él ya que tiene problemas de adicción al alcohol y la droga.

Giovanni nació en Campeche, y dijo que en Yucatán, como familiar cercano, solo tiene a su abuela materna, quien vive igual en Ciudad Caucel.

Vecinos de esta zona señalaron conocer a Giovanni por lo que pidieron a la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Prodennay) investigar el caso.

De hecho, el pasado jueves 15 de septiembre se hizo un llamado a la institución defensora de los derechos del menor donde indicaron tener conocimiento del caso y que a la brevedad posible sería atendido, ya que en el estado hay muchos otros casos, sin embargo, hasta el día hoy el menor no ha recibido ninguna visita.

Y relató que nuevamente fue maltrato y teme ser abandonado en Quintana Roo, ya que su madrastra y su padre tienen planeado viajar allí a inicios de octubre.