Mérida, Yucatán; 22 de septiembre de 2020 (ACOM).- Vendedores ambulantes denunciaron persecución y acoso por parte de autoridades municipales, durante una protesta frente al Palacio Municipal.

Decenas de oferentes exigieron se les permita laborar en el centro de la urbe, pues afirman que han sido presas de policías e inspectores, a quienes acusaron de amenazarlos y obligarlos a retirarse de la vía pública.

“Que nos digan cuánto tiempo podemos trabajar y que podemos hacer para que esta gente siga trabajando y no esté corriendo ni nos están sacando. Los policías nos amenazan, nos dicen que nos van a quitar la mercancía, de hecho, a nosotros nos han puesto como líderes problemáticos, no somos problemáticos, estamos buscando las necesidades de la familia, yo tengo familia, tengo hijos, tengo que mantener a mi familia”, señaló Felipe Can, uno de los quejosos.

Varios de los manifestantes portaban los productos que normalmente expenden en las calles, los cuales van desde artículos electrónicos, cubrebocas e incluso, frutas.

Antes de plantarse frente a Palacio, los ambulantes marcharon desde el mercado “Lucas de Gálvez”, mientras exigían se les permita laborar.

Aseguraron que debido a la contingencia sanitaria por coronavirus, se les solicitó retirarse de la vía pública, por lo que optaron por vender de manera directa.

Durante la protesta, una comisión de vendedores ingresó a la sede de la Comuna para externar sus quejas a las autoridades.

“Nosotros solo queremos trabajar. Esto que hacemos es el paso de la gente, la gente que no puede caminar hasta el centro, nosotros se lo damos en la mano, no estamos robando. Solo queremos vender, ya viene una temporada que para nosotros es buena y nos la están quitando y no es justo que mis hijos, sus hijos no tengan aunque sea un poquito”, refirió Manuel Espinosa Gamboa, vendedor ambulante.

Según se informó, el Ayuntamiento ofreció entablar un canal de diálogo con los oferentes para establecer una estrategia para que estos puedan vender sus productos de manera segura.