Mérida, Yucatán; 19 de octubre de 2021 (ACOM).- El cáncer de mama es un problema que cada año cobra la vida de miles de mujeres en el mundo. Cada minuto, una mujer recibe un diagnóstico positivo de esta enfermedad, muchas veces, sin haber notado que ya la padecía.

El oncólogo ginecólogo, Pedro Blas Hernández, comentó que en los últimos años la cifra de casos de este mal ha crecido, además de que las pacientes son más jóvenes y suelen llegar a pedir apoyo cuando ya la enfermedad ha avanzado.

«Tan solo en el 2021 se reportaron cerca de 2.3 millones de casos en el mundo por cáncer de mama y de estos, cerca de 700 mil pacientes, fallecieron a causa de la enfermedad. En orden de frecuencia de cáncer de mama ocupa el primer lugar», explicó.

Según informes de especialistas en oncología, el 90% de los casos de cáncer de mama es esporádico, es decir, se presenta sin factores hereditarios, debido a situaciones hormonales, el estilo de vida de la persona o reproductivos que pudieran ser negativos en la salud de la persona.

Para el experto, resulta alarmante que cada año disminuye la edad en la que las mujeres están recibiendo un diagnóstico positivo de cáncer de mama.

«Hoy en día, cerca de 13.3% de las pacientes con cáncer de mama tienen menos de 40 años y esto es debido al estilo de vida, la obesidad, postergar la maternidad a una edad tardía, el tener un hijo después de los 30 años, el no dar lactancia materna, tabaquismo, entre otros», apuntó.

Se recomienda que, a partir de los 40 años, las mujeres se realicen un estudio de mastografía complementado con ultrasonido, de manera anual, y antes de los 40, estudio de ultrasonido mamario para generar un diagnóstico temprano.

Para las mujeres con factores de riesgo, el tamizaje debe hacerse a edad más temprana, por lo menos, 10 años antes de la edad en la que se detectó cáncer en el familiar más cercano.

«Cerca del 55 al 60% de los cánceres se forman de manera tardía, cuando son tumores que ya alcanzaron los 2 centímetros que ya tuvieron la capacidad de metastatizar y afectar la región axilar. Entonces, la idea es detectarlos de forma temprana para poder dar un tratamiento menos agresivo», externó.

Mencionó que la autoexploración es un método que puede ayudar a las mujeres a detectar un posible problema, aunque insisten en que el tamizaje es crucial para ubicar algún indicio de cáncer que no se haya detectado en la autoexploración.