La ayuda humanitaria de Yucatán llegó a Guerrero para atender las necesidades de los damnificados del huracán Otis.

La Cruz Roja, con la colaboración de unos 200 voluntarios, recaudó 11 toneladas de víveres que ya están en Guerrero para ser distribuidos entre los afectados.

Michelle Byrne, delegada de la Cruz Roja en Yucatán, destacó que la ayuda incluye más de 900 despensas, suficientes para alimentar a cuatro personas durante una semana.

Además, se enviaron 240 litros de aceite, 622 paquetes de papel higiénico, 118 paquetes de pañales para bebés y 650 paquetes de toallas sanitarias.

«El problema no ha terminado en Acapulco. Estamos repartiendo ayuda humanitaria, despensas de comida y kits higiénicos. También, Cruz Roja sede nacional va a empezar a ver áreas de construcción», explicó Byrne.

La recaudación de víveres en Yucatán ha concluido oficialmente, y la Cruz Roja agradece la generosidad de la población.

La sede nacional aún cuenta con apoyos en bodegas de Toluca, desde donde se enviará la ayuda humanitaria.

«Varios centros de acopio están cerrando. La sede nacional tiene muchos apoyos en bodegas de Toluca, de donde va a salir la ayuda humanitaria. No estamos mandando en estos momentos. Cruz Roja Mexicana se hizo responsable de los centros de acopio de Yucatán», señaló Byrne.

Leer también: Nuevo espacio para familias de niños con cáncer

Siete voluntarios yucatecos se unieron a las labores de distribución de la ayuda humanitaria, brindando apoyo a los damnificados en Guerrero.

La solidaridad y generosidad de la población yucateca marcan la diferencia en momentos difíciles para otras comunidades.