Mérida, Yucatán; 11 de marzo de 2022 (ACOM).- Continúa el bloqueo de la zona arqueológica de Dzibilchaltún, por parte de un grupo disidente del ejido de Chablekal.

A más de un mes de que los campesinos volvieron a bloquear el acceso de visitantes, prestadores de servicios turísticos aseguran estar enfrentando afectaciones, sobre todo, para quienes trasladan a pasajeros de cruceros que arriban al puerto de Progreso y que buscan conocer los sitios arqueológicos del estado.

«Ese es un duro golpe para la industria de cruceros que con mucho trabajo se está levantando y que ya está empezando a llegar a Progreso, porque Dzibilchaltún es un sitio arqueológico, bonito, atractivo, y que está cerca de Progreso, al no tener disponible la visita, ahí sí se está haciendo un gran daño a la actividad turística», dijo Jorge Escalante Bolio, empresario turístico.

Cabe recordar que, en febrero pasado, un grupo de ejidatarios ajenos a la directiva del comisariado decidió bloquear el acceso principal de Dzibilchaltún, como medida para exigir el pago por varias hectáreas de terreno que pertenecen a este grupo y que se encuentran al interior del sitio arqueológico.

Según los campesinos, el acuerdo que firmó el comisariado con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para que estos recibieran los recursos no se ha cumplido, por lo que decidieron hacer presión.

La protesta no fue respaldada por el grupo mayoritario, el cual se deslindó de esta situación.

En tanto, el sector turístico pugnó por una solución a este conflicto, pues insiste en que el problema solo está causando daños a quienes laboran en este rubro de la economía estatal.

Según se averiguó, existe un canal de diálogo entre el INAH y los ejidatarios que mantienen el bloqueo, aunque hasta ahora, no se ha pagado a estos, en tanto la zona arqueológica sigue cerrada y al parecer permanecerá así este mes.