Celestún, Yucatán; 28 de junio de 2020 (ACOM).- Un humilde vendedor de elotes y fritangas que se ganaba el pan de cada día en este puerto fue atacado con un arma blanca por sujeto conocido como el “Barbas”, lo cual desató la ira de los pobladores, quienes lo quisieron linchar.

El indignante hecho ocurrió en el puerto de abrigo el pasado 24 de junio, cerca de la tienda Gaviota, poco antes de las 6 de la tarde, cuando el alcoholizado Miguel Ángel R., de 37 años, originario de Isla Aguada, Campeche, atacó con un cuchillo cebollero a Santiago V. (a) “Saraguato”, de 47, con la intención de despojarlo del dinero de la venta.

Sin embargo, Santiago se opuso y recibió sendas cortadas en ambas manos; para su buena fortuna fue apoyado por los vecinos de la zona y atendido por el paramédico municipal Fernando Méndez.

Posteriormente lo trasladaron al Centro de Salud que sufrió una profunda cortada en la mano derecha, pues le cercenaron un tendón del dedo índice, por lo que fue necesario su traspaso al hospital O’Horán de la capital yucateca.

El presunto agresor fue detenido en la calle 2 entre 5 y 7 y tuvo que ser sometido por elementos de la Policía Coordinada para llevarlo al calabozo.

Tras enterarse los porteños de este ataque al pobre vendedor, quisieron ingresar a la cárcel para darle su escarmiento a Miguelito.

Más tarde se supo que al afectado lo apoyaron para que interpusiera su denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en Hunucmá.

Vale recordar que hace aproximadamente una década un elotero de Kinchil se negó a darle 5 pesos a un vicioso recibió una puñalada en el ojo y lo perdió. El pecado del kinchileño fue decirle al holgazán “ponte a trabajar amigo, para que te ganes para tu vicio”.