Mérida, Yucatán; 24 de septiembre de 2021.- El flamante nuevo campeón de peso mosca de la UFC, el mexicano Brandon Moreno, va a realizar en breve su primera defensa del título, que ganó ante Deiveson Figueiredo el pasado mes de junio de este año. Ha querido el de Tijuana que dicha primera defensa sea ante el propio peleador brasileño, cerrando así la trilogía entre ambos.

Lo peculiar es que para los dos será no solo la tercera contienda, sino la tercera consecutiva, ya que se han visto las caras en diciembre de 2020 y, posteriormente, este junio, donde Moreno se alzó con el cinturón. La primera de las ocasiones acabó en un empate mayoritario y se consideró “Pelea de la noche”. En el siguiente de los combates, Brandon cerró una estrangulación a mitad del tercer asaltó que decantó la revancha a su favor.

Desde entonces, Figueiredo, descontento con el resultado, ha estado buscando este tercer combate con el título en juego. Para ello, ha tratado de provocarlo públicamente con todo tipo de descalificaciones y acusándolo de cobarde, además de hacer una lectura muy particular de los dos anteriores enfrentamientos. Incluso propuso pelear en México, para que Moreno se sintiese más cómodo. Finalmente, el campeón ha aceptado el desafío de cara a UFC 269 y el brasileño tendrá que demostrar en el octágono todo lo que ha dejado ir en los medios con su “trash-talk”.

Sobre el papel, ambos llegan con unos números similares: 20-2-1 para el brasileño y 19-5-2 para el de Tijuana. Sus rachas son similares, a excepción del último combate entre ellos, y las contiendas que han mantenido han estado bastante igualadas. Pero hay que tener en cuenta que el aspirante tendrá que dar más de sí si quiere decantar la balanza: es él quien debe demostrar, ahora, que merece el título. Además, Figueiredo sabe bien que esta es una oportunidad que tardará en repetirse, ya que otros peleadores como Pantoja o Askarov van a querer tener su chance también.

Aunque todavía queda mucho por saber del evento UFC 269, esto es lo que sí parece confirmado: la fecha sería el 11 de diciembre, y la ubicación no ha sido especificada, aunque todo parece indicar que será en Las Vegas, probablemente una vez más en alguno de los Hoteles – Casino, en los cuales se suelen celebrar torneos de diferentes deportes, música en vivootros espectáculos. Sabemos también que el combate de Moreno será co-estelar junto con el de Amanda Nunes contra Julianna Peña, que será también de campeonato. También consta que será el estreno en el peso pluma para el veterano Cody Gartbrandt, que peleará contra Kai Kara-France en dicha categoría.

Precisamente, Gartbrandt llegó a sonar con fuerza como el primer rival potencial para Moreno de cara a su primera defensa, algo que no sentó nada bien a Figueiredo, que afirmaba ser el merecedor de esa oportunidad, y no un rival que venía de una racha bastante negativa. Finalmente, el morbo de la trilogía, en conjunción con las agresivas declaraciones del brasileño, ha decantado la balanza a su favor. Después de la decepcionante actuación de Conor McGregor, que lleva ya tiempo fuera de su mejor momento, en la suya particular contra Poirier, esperamos ver una trilogía más apasionante entre Moreno y Figueiredo.

Respecto del otro gran atractivo de la noche, el combate de la todopoderosa Nunes frente a Peña, no se esperan grandes sorpresas. La brasileña solo perdió un combate desde que está en UFC, y fue en 2014. Desde entonces, ha dominado con autoridad la categoría del Peso Gallo y se ha encumbrado como la mejor Libra-por-libra femenina, con victorias ante Holm, Cyborg o Shevchenko (dos veces), la cual está reclamando, también, su propia trilogía para resarcirse.

Así pues, será un evento con dos títulos mundiales en juego, entre los que destaca la primera defensa del mexicano, con un ambiente que empieza a superar la simple rivalidad deportiva. Moreno tiene su primera prueba de fuego desde que es campeón y no tiene intención de decepcionar a sus fans.