Mérida, Yucatán; 18 de septiembre de 2020 (ACOM).- La visita de la Secretaria de Turismo de Yucatán, Michelle Fridman, a Izamal generó controversia, ya que la comitiva descartó el servicio de los tradicionales coches Victoria, y ocuparon varias cuatrimotos que tiene en renta un  hotel ubicado a espaldas del convento Franciscano.

Aunque se trata de una visita para “la reactivación económica de Izamal”, los prestadores de servicio de coches Victoria, consideraron que su exclusión fue una “desafortunada falta de sensibilidad de la funcionaria y del alcalde Fermín Sosa Lugo” al no tomarlos en cuenta a pesar de la difícil situación por la que atraviesan después de 6 meses de inactividad.

A su paso por el centro histórico, varios propietarios de coches Victoria intentaron parar a la comitiva para plantear su inconformidad de no incluirlos en esta llamada reactivación económica, pero no tuvieron éxito.

Carlos Canto Velázquez señaló que después de 6 meses de inactividad, lo menos que esperaba de la Secretaria de turismo durante una visita era que los tomaran en cuenta.

“Parece que están más pendientes del sector empresarial, reconocemos que también los afectó la pandemia, pero de distinta manera. No podemos competir con ellos”, remarcó.

Además, expresó que las cuatrimotos son medios de transporte que no encajan con la imagen que se quiere proyectar de Izamal, como uno de los primeros pueblos Mágicos de México.

“A lo que se suma la contaminación auditiva que ocasiona el ruido que hacen en caravana”, aseveró.

La comitiva fue encabezaba por el alcalde Fermín Sosa Lugo y la secretaria Michelle Fridman, entre otros invitados.