Mérida, Yucatán, 19 de agosto de 2020 (ACOM).- El presidente de la Comisión de Educación del Congreso del Estado, Luis María Aguilar Castillo, estimó que unos 100 mil niños yucatecos, principalmente de zonas rurales, tendrían dificultades para tomar clases en casa a partir del 24 de agosto.

Consideró que el modelo que se pondrá en marcha para sustituir las actividades presenciales en la escuela es apuesta que “quizá no tenga éxito”, debido a las condiciones de desigualdad en las que miles de infantes no tendrán las mismas alternativas para iniciar el ciclo escolar 2020-2021 a través de radio y televisión.

“Nos enfrentamos a un reto enorme, la difusión de los programas educativos a distancia será solo una parte, pero el niño necesita del apoyo del docente para ampliar sus conocimientos, para aclarar sus dudas”, señaló.

Los maestros que manejan estos programas son los de Telesecundarias, pero no todos saben las metodologías para respaldar a sus alumnos desde la educación a distancia, como se ha diseñado en esta ocasión de manera emergente, enfatizó.

Otro problema es que no está considerada la educación indígena o, al menos, no hay información detallada de los mecanismos que aplicará el maestro en lengua maya para llegar a sus alumnos y darles clases o conducir el proceso de enseñanza; que en el caso de Yucatán el número de maya hablantes es significativo.

“Si en seis meses se declara el semáforo verde y se retoman las clases presenciales, los niños que contaron con una televisión o radio tendrán un avance importante y aquellos que no ¿cómo se integrarán al curso escolar?”, preguntó el legislador y también maestro de educación.

Aguilar Castillo dijo que una gran parte del magisterio yucateco conoce y maneja las herramientas tecnológicas. Sin embargo, no tienen la capacitación completa para ofrecer un proceso educativo desde plataformas digitales.

Estamos en una situación inédita, dijo, pero la Secretaría de Educación tendría que ofrecer capacitación a los maestros para que puedan apoyar el seguimiento de sus alumnos, luego de las clases por televisión o radio.

Otro sector que quedará desprotegido, son los niños de educación especial, porque no hay un modelo educativo alterno para atenderlos.

“Este modelo implementado desde el gobierno federal viola el artículo tercero de la Constitución general, que establece igualdad y equidad para todos los niños mexicanos, que deben contar con un programa educativo para cumplir con la meta de superarse” hizo notar.

“Será muy importante el compromiso de los padres de familia, el docente no podrá controlar o tener una información precisa sobre si el niño estuvo atento y percibió la información que se transmitió desde la televisión o el radio”, añadió.