Mérida Yucatán, 17 de marzo de 2020.- La dirigencia estatal del PRI anunció la cancelación de sus actividades políticas y el cierre al público de su sede, la tradicional Casa del Pueblo.

De igual manera, el tricolor manifiesta su respaldo a las acciones gubernamentales para prevenir el Covid-19 y pide que no se deje solos a los ayuntamientos. A continuación, el comunicado íntegro:

En el PRI Yucatán reconocemos la importancia de atender las recomendaciones en materia de salud y prevención, emitidas por las autoridades ante la pandemia suscitada por el Covid-19. Nuestra prioridad, es el bienestar y la salud de todos.

En este sentido, además de la medida adoptada de suspender toda actividad multitudinaria, hemos pedido a nuestros comités municipales, delegados y militantes en general, evitar la realización de reuniones políticas en tanto prevalezca la contingencia.

Asimismo, en el Comité Directivo Estatal, sabemos de la importancia de minimizar el riesgo de contagio para proteger a la población, respaldando las medidas adoptadas por la autoridad, por lo que en atención a las mismas hemos tomado las siguientes decisiones:

El Comité Directivo Estatal del PRI Yucatán reducirá sus actividades, estrictamente a la parte administrativa.

Los militantes colaboradores de este Comité, mayores de 60 años, mujeres embarazadas, personal con alguna condición de salud catalogada de riesgo, o quienes tengan en casa personas a su cuidado con estas condiciones de riesgo, contarán con el respaldo del Comité Directivo Estatal para permanecer en casa durante esta contingencia, procurando colaborar a distancia cuando su función lo permita.

Se ha dispuesto también la restricción de acceso a la Casa del Pueblo, toda vez que nuestro histórico edificio es visitado frecuentemente por el turismo; por lo que únicamente se permitirá el ingreso del personal indispensable para el trabajo administrativo.

Finalmente, así como reconocemos la importancia de brindar nuestro respaldo a las autoridades ante una situación como esta, también pedimos de las autoridades, estatales y federales, su respaldo incondicional e inmediato a las autoridades municipales, sin distingo de colores, para que todos los ayuntamientos estén en la posibilidad de hacer frente a la contingencia, con la capacitación y suministros necesarios para ello.