Mérida, Yucatán; 3 de octubre de 2020 (ACOM).- Tienditas también se vieron afectadas por el cambio en los paraderos de autobús en el centro de la ciudad.

Según los oferentes, desde la aplicación de esta medida, las ventas en estos pequeños comercios se vieron afectadas, al grado que hay establecimientos que están a punto de cerrar debido a que esta situación se les juntó con el alza a los cobros por la energía eléctrica.

Carlos Noriega, dueño de una tiendita sobre la calle 65 por 58 del centro de la urbe, refirió que logró mantenerse, pese a la caída de sus ventas durante el confinamiento, aunque las últimas semanas ha tenido una caída en sus ingresos importante, tras la aplicación de esta medida.

«Podríamos decir que, a 6 meses de la pandemia, ya habíamos tenido un stock de venta, pero ahorita con el cambio de los paraderos, cambió la venta. Entonces, llega el recibo de luz, de donde lo agarramos», externó.

Refirió que, contrario a su caso, al menos 8 comercios cercanos al suyo tuvieron que cerrar, pues no pudieron sortear la falta de clientes y los gastos de operación que tienen.

Dijo que sus ventas estaban en un 40%, aunque tras el cambio de paraderos, tuvo una baja importante, al grado que su negocio está en riesgo de perderse.

«Entonces, hay que adaptarse a las circunstancias que estamos viviendo. Acá somos 7 personas que dependemos. Si se cae esto, se caen las 7 y no son 7 personas, son 7 familias», lamentó.

Cabe recordar que la modificación en los sitios de ascenso y descenso de paraderos fue aplicado como una estrategia para evitar la propagación del coronavirus, aunque diversos sectores sociales y productos han realizado fuertes críticas a la estrategia,