Acanceh, Yucatán; 22 de junio de 2022 (ACOM).- Como si se tratará de una pesadilla, la familia Sánchez Pech vive un calvario por no saber nada sobre su hija Sofía, la cual fue alejada de su lado por el DIF Estatal.

En una jugada orquestada sin notificaciones, sin visitas de trabajadores sociales, ni órdenes policíacas, tanto el DIF municipal como estatal, policías municipales y hasta la fiscalía general, separaron a la niña de tan solo un año de edad.

El 1 de marzo cuando la madre llevó a la niña al IMSS de Acanceh para su consulta para luego ser trasladada al Hospital Corea-México, en dónde la pequeña fue diagnosticada con un cuadro de desnutrición.

Los médicos le pidieron a la mujer Silvia G.P.C., de 24 años, que se internara junto a su hija, por lo cual se negó; ya que su esposo se encontraba trabajando y no había ningún familiar con ella, por lo que regresó al municipio de Acanceh con su hoja diagnóstica y medicamentos.

Al día siguiente personal del DIF municipal llegó a la casa de la familia en dónde junto a médicos (los cuales no se identificaron) y policías municipales pidieron a la madre de familia que entregará a su hija, por lo que está se negó, sin embargo, según narran los afectados; al ingresar un familiar al terreno, los médicos y el personal del DIF municipal se colaron al sitio sin permiso alguno, exigiendo a la madre que los acompañará, ya que si no lo hacía, iba a ser llevada a la cárcel por lo que está accedió y se fue junto a la niña.

A palabras de doña Silvia, la internaron junto a su hijita en el hospital, sin embargo, está fue dado de alta quince días después, pidiendo que le dieran también a su hija, a lo que los doctores se negaron, para posteriormente informar que la pequeña se quedaría un tiempo más internada para que se pudiera recuperar por completo.

Al ser de bajos recursos, la familia se desvivió por velar por la pequeña, comprando todo lo que les requerían en el hospital; sin embargo, cerca del 26 de marzo cuando le fue notificado al padre de familia José B.S.U., de 34 años, que la niña ya no estaba en el hospital sino en la Prodemefa. Ahora, las autoridades jurídicas del DIF estatal le piden demostrar que es él padre biológico de la infante.

Cabe mencionar que los padres de familia tienen en su poder las actas de nacimiento de la pequeña, su certificado de nacimiento del seguro social y la cartilla de vacunación de la misma, pruebas que demuestran, aunque en la pequeña había nadie en un hogar humilde, era cuidada.

A tres meses de que la niña haya sido llevada al hospital de la amistad, los padres rompen el silencio, puesto que para ellos fue mentira todo lo que les dijeron por parte de las autoridades, ya que afirman que les habían dicho que si hijita regresaría a su lado luego de tres meses. Ahora piden una aclaración al DIF municipal y Estatal, además de lanzar un llamado de ayuda al Gobierno del Estado, puesto que no saben qué hacer, ya que ellos jamás han dañado a su hija y siempre la han querido.