Mérida, Yucatán; 5 de mayo de 2020.- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) emitió medidas cautelares a los presidentes municipales de Umán, Kinchil, Panabá y Progreso para garantizar el derecho al libre tránsito, a la legalidad y seguridad jurídica de los habitantes.

Tras el anuncio del alcalde progreseño Julián Zacarías Curi de un “toque de queda” de siete de la noche a cinco de la mañana, la Codhey informó en Facebook que emitió la medida cautelar consistente en “abstenerse de realizar acciones y dictar medidas que vulneren o que transgredan derechos humanos, y que principalmente puedan afectar el derecho al libre tránsito, a la legalidad y seguridad jurídica de los habitantes de Progreso y de cualquier persona que se encuentre en el municipio y sus comisarías”.

El organismo autónomo reiteró que en caso de ejecutar el acuerdo publicado en la Gaceta Municipal 622, estaría contraviniendo lo establecido en los Artículos 1º, párrafos primero y segundo, 11 y 29 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La Comisión exhortó a los alcaldes de los 106 municipios a respetar el artículo 11 de la Constitución Mexicana, que señala que “toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes”, es decir, se puede transitar en todo momento en el territorio nacional.

De igual forma pidió a los ciudadanos a hacer valer sus derechos, así como asumir con responsabilidad las acciones para cuidar la salud propia y la de su comunidad.