Mérida, Yucatán; 27 de junio de 2022 (ACOM).- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán consideró no interponer un recurso de inconstitucionalidad, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), tras la aprobación de la reforma al Poder Judicial del estado.

El presidente del organismo, Miguel Sabido Santana, recordó que se recibió una queja del partido Morena, en torno a este caso, aunque debido a los tiempos legales, no fue posible iniciar la acción solicitada.

También, mencionó que solicitó conocer las acciones que tomaría la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en torno a este asunto, aunque no hubo respuesta, pese a que, finalmente, este si decidió proceder ante el máximo tribunal de México.

«La queja de Morena fue para iniciar un expediente de investigación. Cuando se solicitó interponer la acción de inconstitucionalidad, el término ya había vencido. Sin embargo, desde la Codhey ya se estaba analizando recurrir a la corte, por lo que se trabajó con litigantes y sindicatos para revisar la viabilidad. Finalmente, decidimos que no era procedente, que la vía idónea era a través de los amparos, que muchos han ejercido», explicó.

«Tenemos conocimiento de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos si interpuso la acción de inconstitucionalidad, pues vamos a ver cuál es el proceso que siga ante la Suprema Corte, cuál es el desenlace final de este recurso», agregó.

Remarcó que, a parecer de la Codhey, tras un proceso de revisión y análisis, los amparos individuales son el mecanismo legal más efectivo para que las personas que así lo consideran, podían solicitar el cobijo de la justicia federal ante una eventual violación a sus derechos con la aprobación de la reforma.

«Desde nuestra consideración para combatir la reforma sería el amparo, es decir, que cada persona que se sienta afectada, tendría que interponer este mecanismo. Sabemos que hay personas que los interpusieron, incluso, sabemos que la SCJN ya los atrajo para resolverlos», explicó.

Sabido Santana señaló que lo ideal era que tanto la Codhey como la CNDH trabajaran en el mismo camino, aunque reiteró que, en esta ocasión, ambos organismos optaron por mecanismos diferentes para ejercer acción ante esta medida.