Mérida, Yucatán; 27 de abril de 2020 (ACOM).- Elementos de la policía estatal vigilan que los vehículos de transporte público cumplan con las medidas de sana distancia decretadas como parte de la contingencia por coronavirus.

En los puntos donde se cerró el acceso a vehículos en el periférico de Mérida, los agentes verifican que las combis de pasaje y los autobuses apliquen las disposiciones de las autoridades para evitar la propagación del COVID-19.

Las medidas señalan que en un autobús sólo pueden ocuparse los asientos junto a las ventanillas, además de que sólo 10 personas pueden ir en el pasillo.

En cuanto a las camionetas, sólo se permite a 7 personas estar a bordo.

De acuerdo con la Ley de Transporte, las unidades que no cumplan con las disposiciones señaladas por los inspectores de transporte, pone en riesgo la seguridad de los pasajeros y por sobre cupo, se aplicará una sanción de 25 a 100 UMAS, es decir, de 2 mil 172 hasta los 8 mil 688 pesos.

Asimismo, se vigila que guiadores y motociclistas acaten las medidas para transitar, pues también pueden hacerse acreedores a una multa de más de 40 mil pesos.