Mérida, Yucatán, 21 de febrero de 2020 (ACOM).- El Consejo Ciudadano por el Agua de Yucatán, solicitó a legisladores federales impulsar una Ley de Aguas Nacionales más democrática y con una visión social, para acabar con las desmedidas intenciones de privatizar el vital líquido.

Las representantes de las organizaciones Red Ciudadana por la Sostenibilidad de Yucatán, Estudios sobre el Karts AC; Niños y Crías; Arca de Noe; Consejo Maya del Poniente; Escuela de Agricultura Ecológica de Hunucmá y Guardianes del Agua de Hunucmá, pidieron a la sociedad poner atención sobre alto impacto que ha tenido el desarrollo de Mérida y el futuro del agua en la región.

Tras concluir la consulta pública referente a la situación del agua realizada por el Congreso de la Unión en diciembre pasado y la mínima atención que recibió, reprocharon que hubo un marcado interés incluir únicamente a empresas y no a organismos civiles.

Los activistas alertaron sobre el daño que ocasionaría una sobre explotación de los recursos hídricos de parte de empresas, así como de granjas porcícolas y avícolas del estado.

Desde la visión de los representantes de la sociedad civil, la consulta de diciembre pasado no tiene validez.

De esta manera, Teresa Denegre-Vaught, representante de la ONG Red Ciudadana por la Sostenibilidad de Yucatán, destacó que es la primera ocasión que agrupaciones de la entidad se integran para luchar por una causa común que es el agua, ante la situación de emergencia que representa la sobre explotación del manto acuífero,

Las organizaciones demandan que se reconozcan las características particulares del territorio kárstico de la zona de la península de Yucatán, esto es, acciones que impliquen diseñar e implementar políticas de gestión y manejo del agua.

También, regular urgentemente la entrega indiscriminada de concesiones de agua a las grandes industrias o mega empresas que tienen proyectos altamente contaminantes.

De la misma forma, reconocer el derecho al agua de los pueblos originarios, núcleos agrarios y sistemas comunitarios.

Establecer consejos democráticos para la gestión y administración del agua y poner fin a la corrupción e impunidad en relación a la administración del agua.

Los demandantes reiteraron que la sobre explotación del manto acuífero yucateco, aunado a los graves problemas que han ocasionado empresas porcícolas y avícolas al verter altas concentraciones de líquidos contaminantes en el medio ambiente se notan en poblaciones Kinchil y Samahil, así como en el perímetro costero de Yucatán.

La última actualización de la Ley de Aguas Nacionales fue en 2012, por lo que las organizaciones yucatecas emprenderán una lucha frontal con los legisladores federales para que, a más tardar en abril, el Poder Legislativo apruebe cambios a la norma.

Para el soporte de sus propuestas, obtuvieron más de 198 mil firmas que consideran más que suficientes para promover una iniciativa ciudadana que modifique la ley de la materia, que deberá discutirse y manifestarse en favor de los grupos sociales y los indígenas.