PLANTACCIÓN

Por Víctor Hugo Lizama Morales

ALPISTE REFORZADO

Desde la época prehispánica los habitantes del mundo maya se han beneficiado grandemente de la flora. Solo por mencionar algunas plantas, tenemos a la chaya, el ramón, el henequén, el pich y muchos otros frutos, semillas, hojas y cortezas que no sólo han servido de sustento sino que han procurado la salud.

Hoy queremos destacar las bondades del “Zapote”, árbol que sirvió para hacer dinteles (para hacer más amplias las entradas a los templos) que han durado más de mil años, frutos deliciosos, resina que fue una de las mejores industrias de la región para la fabricación del chicle y sus hojas que son de uso medicinal. Uno de sus usos es hervir varias hojas para tomarse tres veces al día como té para normalizar la presión alta. El contenido de sus hojas posee efecto antidiabético, antioxidante y capacidad de reducir el colesterol y buenamente ayuda a combatir la hipertensión.

Conociendo las bondades de las hojas de zapote, decidimos hacer una mezcla con un producto mediterráneo llamado alpiste. La medicina tradicional le atribuye propiedades como hipolipemiante (reductor de lípidos o grasas en sangre), demulcente (moliente: relaja y ablanda las partes inflamadas) y diurético.

Algunas de las propiedades del alpiste son sus ácidos grasos omega 3 y omega 9.

Posee vitaminas B, E, minerales como calcio, magnesio, manganeso y zinc. Tiene enzimas que proporcionan un gran beneficio para la inflamación del riñón, el hígado y el páncreas. Combate la cirrosis y previene la arteriosclerosis.

También se usa para tratamientos en hipercolesterolemia y prevención de la arteriosclerosis, y cuando se requiere un aumento de la diuresis, tales como afecciones genitourinarias (cistitis), hiperazoemia (abundancia de sustancias nitrogenadas en la sangre), hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos, gastritis y ulcus (úlcera, sobre todo úlcera de estómago).

Cada uno de estos productos tiene efectos muy buenos para la salud y mezclándolos se potencializan sus beneficios. Existen cápsulas de estos dos productos secos y pulverizados. Frascos de 80 cápsulas disponibles en Casa14 en calle 72 #411-C x 41 y 43 Av. Reforma, Mérida.

Mi correo es: victorhugo.moringa@gmail.com