Izamal, Yucatán; 06 de abril de 2020 (ACOM).- Católicos de esta ciudad y de las cinco comisarias vivieron ayer un Domingo de Ramos diferente en muchos aspectos de la ceremonia tradicional que conmemora la entrada de  Jerusalén de Jesús.

Las iglesias católicas realizaron ceremonias a puertas cerradas y por medio de las redes sociales, se pidió a los católicos colocar en el frente de sus predios las palmas de huano y de cocos para conmemorar este hecho tan significativo.

Asimismo, los guías espirituales de la parroquia «San Antonio de Padua» de Izamal y de «San Agustín» de Tekantó pidieron orar con fe y devoción por el pronto cese de la terrible amenaza del coronavirus.

También se llamó a las familias a mantener el sano distanciamiento y no salir de casa para evitar el máximo la propagación de esta enfermedad que ha puesto en relevancia el hecho de que los seres humanos somos frágiles ante una amenaza de este tipo.