Mérida, Yucatán; 7 de marzo de 2021 (Víctor Hugo Lizama Morales).- La Guatteria gaumeri o Malmea depressa es una planta que habita en Centroamérica y en buena parte de la República Mexicana, siendo más abundante en nuestro país en la zona sureste.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), podemos localizar ejemplares de este árbol en los estados de Guerrero, Jalisco, Michoacán, Oaxaca y Tabasco, pero sobre todo en Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán. Fuera de nuestras fronteras es posible encontrarlo en Guatemala, Belice y Honduras.

El médico y naturista estadounidense George Franklin Gaumer (1850-1929), quien residió en Yucatán desde 1884 hasta su muerte, tuvo a su cargo reunir una enorme cantidad de muestras de vegetales del sureste mexicano, cercanas a las 25 mil.

El elemuy fue una de las especies recolectadas por Gaumer, y esa es la razón por la que uno de sus nombres científicos (al igual que el de otras plantas de tan amplias colecciones botánicas) lleva el apellido del investigador: Guatteria gaumeri.

A este vegetal se le conoce en lengua maya como ek-le’-muy, elemuy-box, eklemoy o elemuy; precisamente de este último proviene el anagrama con el que se ha popularizado comercialmente en Homeopatía: Yumel.

Pertenece a la familia de las anonáceas (anonas y guanábanas) y son muy apreciados los extractos o infusiones de su raíz y de su corteza, ya que se utilizan tradicionalmente para el tratamiento de afecciones como colesterol alto en la sangre, la colelitiasis (formación de piedras en el interior de la vesícula biliar) y la diabetes mellitus tipo 2.

Por sus propiedades como lipotrópica, diurética, además se sugiere como coadyuvante en padecimientos como colesterol, triglicéridos, cálculos renales y cálculos biliares.

Y experiencias clínicas realizadas a principios del siglo XX en el Instituto Médico Nacional indican que esta planta es útil para el tratamiento de pacientes con cálculos hepáticos, renales y de vesícula. Impide también la formación de nuevos cálculos biliares debido a la corrección de la falla hepática que contribuye a su formación. Para cualquier duda o comentario, mi correo es victorhugo.moringa@gmail.com y mi WhatsApp, 9991421826.