Mérida, Yucatán; 3 de marzo de 2021 (ACOM).- El empresariado yucateco está “muy molesto” y sorprendido por la aprobación de la Ley de Energía Eléctrica, por lo que analiza ampararse ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El presidente de la Coparmex-Mérida, Fernando Ponce Díaz, aseguró que entre empresarios de la entidad hay un gran malestar por la legislación que, según dijo, es anticonstitucional y violenta tratados internacionales firmados por México.

“El sector está muy molesto”, agregó el dirigente patronal, quien expuso que la nueva ley estaba incluso fuera de la agenda, se aprobó de manera rápida y no se consultó a las partes para dialogar sobre los cambios o adecuaciones necesarias.

“Estamos valorando las medidas que se deberán seguir en los procedimientos legales, pero definitivamente el camino es judicial y llegaremos a las máximas instancias legales para hacer valer los argumentos sobre la afectación a las empresas, como al bolsillo de las familias”, advirtió.

Anticipó que tanto el Partido Acción Nacional como el Revolucionario Institucional buscarán la vía legal para echar atrás la nueva ley, aprobada en el Congreso de la Unión por la mayoría política de Morena, situación que ayudará a presionar y rectificar sobre este cambio en la dirección de las políticas energéticas del país.

Sobre el mismo tema, Iván Rodríguez Gasque, presidente de la Cámara de Comercio de Mérida, coincidió en que el camino que seguirá la iniciativa privada será el judicial y llegar hasta el máximo tribunal permitirá exponer las afectaciones que conllevará.

Rodríguez Gasque añadió que la IP pedirá que se preserve la competitividad y el desarrollo de las empresas, amén de la presión que puedan ejercer desde el exterior las empresas afectadas por estos cambios y que viola acuerdo, normas y tratados internacionales firmados por México, incluyendo el T-MEC.