Mérida, Yucatán; 19 de abril de 2019 (ACOM).- La incertidumbre política del país ha obligado a que el sector empresarial deje de invertir.

José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras de Comercio de México expresó que, en el último semestre de 2018, los empresarios mexicanos redujeron sus inversiones en un 6%.

El dirigente empresarial explicó que la situación del país y la falta de certeza en las acciones del gobierno federal en inversiones y políticas públicas están obligando a una serie de acciones de precaución por parte del sector empresarial.

López Campos habló ante medios de comunicación de los distintos problemas económicos del país y sobre la reducción del empleo, que en marzo pasado registró una notable baja, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Destacó que la Iniciativa Privada nacional (IP), ha reducido sus volúmenes de inversión y esto se refleja en una desaceleración en la creación de empleos. Anualmente se incorporan al proceso productivo del país un millón 300 jóvenes y la falta de oportunidades y acciones claras del gobierno federal están ocasionando que empresarios nacionales no inviertan creciendo así el número de desempleados.

Si bien, el sector terciario del país, (servicios y turismo) crecieron a doble dígito, el sector industrial no logró este desarrollo y es imperativo establecer que, el sector secundario (industria) es el más necesitado de desarrollar, de inversión y certeza jurídica en los procesos de inversión.

A esto, hay que señalar que a nivel global hay una desaceleración de las economías de los países y esto afectará también a México.

Por ello, el gobierno federal debe de establecer políticas mucho más favorables al desarrollo y creación de empresas, facilidades y mecanismos de inversión extranjera y nacional, para que se desarrollen nuevos sectores productivos y se fortalezca la economía del país.

«Por eso mismo estamos pidiendo que, en el caso de Yucatán las energías sean más competitivas y no restar potencial a las empresas locales, que muchas veces por ese factor de costo no puede ser competitivo en los mercados», agregó.

Los mensajes que emita el gobierno federal deben de ser claros y positivos para la economía, donde no se han tomado en cuenta factores muy importantes y se realizan acciones contrarias a los intereses del sector, como el caso del cierre del Consejo de Promoción Turística de México.

Del sector turismo dependen unos 10 millones de empleos directos y otros tantos millones de manera indirecta.

El turismo creció en 2018 a un ritmo del 9 por ciento y se estima que, en 2019 llegará a doble dígito, pero este esfuerzo no podrá modificarse y dejarse de promocionar y acudir a eventos internacionales, porque son en esos espacios donde se concretan negocios e inversiones que detonan economía y capacidad en la población.

El gobierno federal debe de trabajar aún más en el sector de seguridad, mejora regulatoria, estado de derecho y certeza jurídica para empresarios nacionales y extranjeros y que estos importantes recursos se puedan invertir en beneficio de la salud del sector comercial y de servicios, pero principalmente en el sector industrial del país, dijo.