Mérida, Yucatán, 6 de mayo de 2020 (ACOM).- La situación no ha mejorado para los albañiles que esperan con ansias el fin de la emergencia sanitaria para retornar a sus actividades laborales.

Ante la necesidad que impera en el sector, justamente por la contingencia del coronavirus, el Sindicato de Trabajadores de la Construcción afirmó que los alarifes se encuentran sin empleo, por lo que muchos han tenido que recurrir a los empeños y otros, a buscar trabajos temporales en lo que se retoma la actividad.

Bernabé Chan Castañeda, líder de esta agrupación, dijo que los obreros están en la mejor disposición de retornar a las obras en las que laboraban, aunque si otra se atraviesa, harán lo propio para obtener ingresos.

«En el momento que terminamos la relación con ellos, estamos en la libertad de trabajar en cualquier otro lugar. Tenemos la posibilidad de regresar a las obras donde estábamos, pero si alguna otra empieza antes, nosotros seguramente vamos a estar en las que empiecen primero porque tenemos la necesidad de trabajar», explicó.

Se informó que actualmente la actividad en la construcción está detenida al 100 por ciento, lo que impide que unas 6 mil 500 personas que viven al día puedan obtener recursos.

Pese a la precaria situación que atraviesan, el gremio se dijo optimista de que sus integrantes se encuentran bien de salud y atendiendo las disposiciones de las autoridades de salud.

«Estamos viendo cómo poder pasarla, de la mejor manera posible, algunos haciendo unos trabajitos con sus familiares, otros empeñado algunas coas que tienen en sus pertenencias para que puedan subsistir. Lo importante, hoy en día, es enfocarnos en que la salud es primero y lo demás, viene después», remarcó.

Informó que una parte de los alarifes accedieron a diversos apoyos como seguro de desempleo y despensas, lo que les ha permitido afrontar la falta de ingresos.