Mérida, Yucatán; 12 de mayo de 2020 (ACOM).- Este viernes se emitirá el fallo de asignación de obra del tramo III –Calkiní-Izamal- del Tren Maya, obra en la que el gobierno federal invierte unos 160 mil millones de pesos.

El proyecto del ferrocarril se está distribuyendo en ocho grandes obras -tramos- en las que compiten 16 empresas con inversión nacional e internacional y que se espera inicie operaciones en 2023, según ha dado a conocer el director general del Fondo de Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons.

De manera inicial, dos primeros tramos ya fueron asignados a Carlos Slim y un corporativo de origen chino, en el tercer tramo compiten los gigantes ICA y Caabsa con ofertas de entre 9 mil y 10 mil millones de pesos.

Según se ha confirmado, el tramo III -con una distancia de 172 kilómetros- incluye la estación Mérida, que aun no está definida en ubicación y que también está prevista sea el centro neurálgico de operaciones administrativas y electrónicas del tren.

En esta ocasión, las empresas ICA y Caabsa compiten por la asignación de uno de los tramos más largos, pero ya existentes, porque la vía ancha ya establecida considera la ruta del ferrocarril del Istmo.

Esta ruta fue trazada en 1898 cuando se iniciaron las comunicaciones entre Mérida y Campeche, gracias a la empresa Ferrocarriles Unidos del Sureste SA.

De acuerdo con Jiménez Pons, las ofertas presentadas por ambas empresas son del orden de los 9 mil 765 millones de pesos, de la empresa Caabsa en alianza con Comsa Infraestructura, la oferta más económica y la constructora ICA, que presentó una opción por 10 mil 486 millones de pesos. En esta puja 14 empresas más compiten.

En los dos primeros anuncios, Fonatur otorgó el tramo I a las empresas encabezadas por Mota-Engil México junto con China Communications Construction. En el tramo II a Operadora CICSA en alianza con FCC Construcción mediante una licitación pública internacional, con accionista mayoritario al magnate Carlos Slim.

El Tren Maya está previsto en un recorrido de mil 525 kilómetros, cubriendo cinco estados: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, y de acuerdo con Fonatur generará 80 mil nuevos empleos «tan solo en 2020».

Cabe señalar que el sistema ferroviario mexicano es uno de los más atrasados del continente, ya que ha sido desmantelado poco a poco y las inversiones en este sector se han minimizado desde hace mas de tres décadas hasta cumplir funciones meramente de carga.

Se estima que el Tren Maya inicie operaciones en 2023 con un uso mixto -carga-pasajeros- y transporte a tres millones de usuarios anualmente.