Ciudad de México; 19 de septiembre de 2021 (Excélsior).- Durante la primera semana de la aplicación de la estrategia Lolli en tres municipios de Tabasco, en al menos una de cada 10 aulas (14%) que regresaron a clases presenciales se encontraron casos de alumnos o maestros infectados con el virus SARS-CoV-2 que se fueron a cuarentena para evitar algún contagio.

Como resultado de la estrategia diseñada en el Instituto de Virología de la Universidad de Colonia, Alemania, que muestrea a los estudiantes y docentes interviniendo de forma temprana para aislar las aulas y casos positivos, para la segunda semana tan sólo 6% de los salones resultaron positivos.

«Más de 95% de estos casos han sido asintomáticos. Es importante señalar que, al ser asintomáticos, estos niños y maestros pasaron todos los filtros sanitarios, tanto de casa como de la escuela establecidos para el control epidemiológico incluyendo cuestionario de síntomas y temperatura. Es decir, sin la estrategia Lolli no hubiera sido posible detectarlos y aislarlos. Si consideramos que con la variante Delta una persona infectada puede contagiar a un promedio de entre 4 a 9 personas, si estos casos no se hubieran detectado y aislado hubiésemos tenido entre 908 y 2 mil 43 nuevos contagios tan sólo por estas dos primeras semanas de clases”, estimó Gibran Horemheb Rubio Quintanares, posdoctorante en el Instituto de Virología de la Universidad de Colonia.

«Hasta el momento, podemos afirmar que la mayoría, quizá todos los casos detectados en las escuelas, son contagios ocurridos fuera de la escuela”, acotó.

En entrevista con Excélsior, el mexicano, médico y doctor en ciencias, explicó que, aunque parecieran muchas aulas positivas, en realidad se tiene un bajo porcentaje de positividad.

Lo anterior, debido a que, durante la primera semana de clases se analizó a un total de 13 mil 116 personas, entre alumnos y maestros, encontrando 1.2% de personas con infección por SARS-CoV-2, cifra que se vio reducida a la mitad para la segunda semana con tan sólo 0.6% de casos detectados de un total de 12 mil 12 personas analizadas.

«Si la reducción de casos se debe a la estrategia Lolli podría decir que, aunque todas las medidas contribuyen, la estrategia sí está marcando la diferencia gracias a la detección oportuna, incluso de asintomáticos y la intervención temprana. Al detectar un aula positiva, inmediatamente se aísla el grupo 5 días y se hace la búsqueda de casos individuales. Las personas negativas de un aula positiva regresan a los 5 días a la escuela, no sin antes volverse a tomar una muestra para asegurar que continúan negativos y los positivos lo hacen después de su cuarentena obligada de 10 a 14 días, como cualquier caso detectado en la población”, detalló.

Según Rubio Quintanares, en el caso mexicano se ha venido a confirmar la experiencia que se tiene de Alemania y otros lugares del mundo respecto de que las escuelas son lugares “bastante seguros”.

«Y que los niños se infectan, principalmente, en casa y durante los fines de semana por reuniones familiares y por salidas a otros lugares, porque en las escuelas existen diversas medidas de higiene que permiten tener mayor seguridad”, indicó.

Comentó que una diferencia interesante entre México y Alemania donde se aplica la estrategia es que, allá, la mayoría de las aulas positivas sólo contienen un caso positivo, mientras que en Tabasco hubo escuelas donde por grupo se han encontrado frecuentemente hasta tres o cuatro casos debido, principalmente, a que en las comunidades pequeñas, que tienen una o dos escuelas, acuden familiares, hermanos o primos que conviven fuera de las escuelas, donde se siguen contagiando.

«Quizá este fenómeno cambie en áreas urbanas y se asemeje más a lo encontrado en Alemania”, refirió.

El investigador contó que, como uno de los efectos de la estrategia en Tabasco se encontró que los papás se han animado a llevar a sus hijos a las escuelas debido a que saben que van a estar monitoreados.

«Al principio, los maestros nos comentaron que incluso hubo cierto rechazo porque los papás pensaban que les iban a hacer un hisopado nasofaríngeo a sus hijos, pero después cuando se les explicó que la prueba era bastante sencilla (simular estar saboreando una paleta durante 30 segundos) lo aceptaron bastante bien y ahora cada vez más alumnos están retomando las clases presenciales”, destacó.

Adelantó que para diciembre, como parte de la investigación de la que forma parte la estrategia, se tiene previsto realizar secuenciación de los virus en las muestras positivas y así poder definir cuál fue el porcentaje real de contagios adquiridos en las escuelas y cuál provino de fuera.

«La idea de secuenciar es seguir las cadenas de contagio, esperamos reafirmar lo que conocemos hasta ahora, la escuela es un lugar seguro y casi todos los casos son importados, es decir provienen de casa”, planteó.

Sobre los pronósticos para las siguientes semanas, el doctor Rubio Quintanares previó un aumento de detecciones debido a las reuniones de los días patrios.

«Nos preocupa que, seguramente, habrá infecciones nuevas debido a esos días, por eso la estrategia es adaptable y movimos los días de muestreo de la siguiente semana a lunes y martes en lugar de miércoles y jueves, con el objetivo de aislar los nuevos casos a tiempo”, expuso.

De acuerdo con los datos reportados en el portal de la Secretaría de Salud Tabasco, de los tres municipios donde se realiza la estrategia Lolli, entre el 31 de agosto y el 10 de septiembre correspondientes a las primeras 2 semanas de estrategia, el único municipio con reducción sostenida de casos es Teapa, mientras que Jalapa se ha mantenido estable y Tacotalpa presenta una tendencia de incremento de casos en la población general.

«Como parte de la coordinación con Secretaría de Salud, las jurisdicciones sanitarias dan seguimiento a los casos detectados y hacen los estudios epidemiológicos de las familias, lo que permite reducir a su vez la epidemia a nivel poblacional, aunque este beneficio adicional no depende directamente de nosotros, como estrategia Lolli, y sí del trabajo de las jurisdicciones, donde debo reconocer el trabajo realizado por la jurisdicción del municipio de Teapa y su compromiso con nuestro programa estrategia Lolli”, concluyó el especialista mexicano.