PLANTACCIÓN

Por: Víctor Hugo Lizama Morales

CHÍA

La primera vez que supimos que había algo llamado Chía fue en la pintoresca ciudad de Chiapa de Corzo. Después de navegar por el Cañón del Sumidero, por donde pasa uno de los ríos más grandes de México: Grijalva; nos detuvimos en este Pueblo Mágico a admirar La Fuente Mudéjar, conocida como La Pila, edificada en el siglo XVI que reúne elementos del arte musulmán; su cúpula es de inspiración renacentista y elementos estructurales del gótico.

Después ya era hora de comer y tomar algo, así que entramos a un restaurante y pedimos por recomendación de los lugareños, sopa de bolita y cochito (similar al lechón al horno) y de tomar nos dijeron que lo mejor era agua de Chía. Nos hizo pensar rápidamente en la pitahaya por la infinidad de pepitas negras.

La Chía (Salvia hispánica L) es una planta herbácea de la familia de las lamiáceas; es nativa del centro y sur de México, Guatemala y Nicaragua.

Las pequeñas semillas de chía son ricas en fibra y esto ayuda a reducir el apetito y, sobre todo, esos antojos que nos dan en cualquier momento. Dan esa sensación de saciedad que evita que comamos de más.

Tiene una gran cantidad de Omega 3 que es necesaria para tener una piel y cabello sanos.

Además ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso central. Posee el doble de potasio que el plátano y más proteínas que cualquier verdura. Además de aportar energía, también otorga muchas proteínas que ayuda a aumentar la masa muscular y regenerar los tejidos.

El Omega 3 que contiene también tiene propiedades antiinflamatorias, así que si usted sufre de dolores en las articulaciones es mejor que consuma Chía. Si está buscando eliminar líquidos y toxinas, entonces la Chía es la solución; además regula la flora intestinal, previene la oxidación celular y regula los niveles de azúcar.

Si se añade Chía a la comida puede ayudar a evitar las variaciones del azúcar en sangre y regular, por tanto, la insulina. También se puede conseguir en cápsulas y las semillas vienen ya molidas para facilitar su función. Frascos de 80 cápsulas disponibles en Casa14 calle 72 #411-c x 41 y 43 Av. Reforma, Mérida. También en Pasaje Pichetas al lado del Palacio de Gobierno en el centro.

Mi correo es: victorhugo.moringa@gmail.com