Mérida, Yucatán; 2 de febrero de 2022 (ACOM).- El problema de los guías de turistas pirata no es el único que aqueja a la zona arqueológica de Chichén Itzá.

Prestadores de servicios turísticos aseguran que detrás de este asunto, denunciado recientemente por los guías certificados, se encuentran otros puntos que se han reportado desde hace años a las autoridades del INAH, sin que se les brinde la atención necesaria.

Al respecto, el empresario turístico, Jorge Escalante Bolio, advirtió que aún hay varios pendientes que requieren la atención de las autoridades, con el fin de que puedan subsanarse a la brevedad.

«Debajo de ese tema hay muchos más temas. Por ejemplo, el estacionamiento es insuficiente. La gente se estaciona en el monte de más de un kilómetro de ambos lados de las carreteras que hay en el triángulo donde está Chichén Itzá, caminan bajo el rayo del sol», explicó.

Otras dificultades denunciadas, serían la doble fila para la compra de boletos que realizan los visitantes, así como las irregularidades en cuanto a servicios del parador turístico, el cual perdió atracciones en los últimos años.

Según el entrevistado, las diversas anomalías que se encuentran en Chichén Itzá han sido denunciadas desde hace más de 15 años por lo que esperan que, ahora que el INAH hará una investigación para solucionar el asunto de los guías de turistas, también se atiendan las demás necesidades del sitio.

«Ojalá que, así como se están poniendo los esfuerzos para resolver este problema de los guías, que no son guías realmente, pues también, se pongan las autoridades competentes a analizar y resolver cada uno de los problemas que tiene Chichén Itzá, tanto en sus servicios como en la atención al turista», puntualizó.

Tan solo en diciembre del 2021, Chichén Itzá recibió a más de 220 mil visitantes, por lo que es considerada la principal zona arqueológica de Yucatán.