Mérida, Yucatán; 5 de agosto de 2020 (ACOM).- El extenso confinamiento que ha generado la contingencia sanitaria por coronavirus ha causado estragos en los yucatecos.

La llamada cuarentena puede causar molestias emocionales a las personas, al grado que puede desencadenar ciertos trastornos, advirtió el doctor en psicología, Paulino Dzib Aguilar.

«En esta etapa hay personas que atraviesan por los trastornos fijos, que son de personalidad, los trastornos psicóticos, que son las personas que pierden contacto con la realidad y los trastornos circunstanciales, económicos, el hacinamiento, y la violencia intrafamiliar que va en una dirección de ira. La frustración que la gente está teniendo el dinero que ya no alcanza, también esto crea frustración», externó.

Este último punto, según el experto, puede desencadenar la ira, situación en la que se experimenta diversos episodios de violencia y hasta dañar a otra persona, aunque también puede generar enfermedades, incluso, atentar contra sí mismo.

Es por ello que, en los momentos más difíciles de la cuarentena, se puede aplicar estrategias para simplemente escuchar a quien experimente una situación difícil, refirió el especialista.

«Que se hable, y la otra persona no tiene que aconsejar, solamente escuchar. La gente necesita poner en sonido, poner en palabras lo que ni siquiera entiende qué está pasando con su cuerpo y el trabajo de la otra, no es dar consejos, es solamente acompañar y escuchar», explicó.

También, continuó, hay ciertas terapias ocupacionales que pueden ser efectivas en estos momentos de incertidumbre.

«Cada vez que te acuerdes, respira; hay que movernos, hay que trapear, hay empujar la pared, aunque crean que algo te está pasando, hay que empujar la pared porque hay que comprimir los músculos y luego va a aflojar. El segundo espacio, hay que tener espacio de meditación», externó.

Mencionó que se puede elegir sitios para efectuar estas técnicas en el hogar, ya sea solo o en compañía de algún familiar.

Recordó que si persiste el malestar, es preciso solicitar apoyo de un especialista en salud mental para una mejor atención.