Mérida, Yucatán; 16 de septiembre de 2021 (ACOM).- ras 19 meses de permanecer cerrada, la Facultad de Medicina de la UADY retomará las clases presenciales con estrictos controles y protocolos sanitarios, informó Carlos Castro Sansores, director del plantel universitario.

«Es prioritario el retorno a las actividades educativas presenciales, luego de dos cursos escolares que transcurrieron en forma virtual debido a la emergencia sanitaria por el Covid», señaló.

La institución aplicará medidas estrictas y protocolos específicos para la atención educativa de los estudiantes, con horarios escalonados, aforos reducidos en salones, talleres y laboratorios y accesos a los edificios, biblioteca y aulas de conferencias buscando en todo momento la protección de los jóvenes.

La prioridad es no retrasar las condiciones educativas de los estudiantes y el desarrollo de sus capacidades, ya que gran parte de las materias de la curricular implican prácticas y desarrollo de conocimiento en áreas presenciales.

«Desde primer año de licenciatura, los estudiantes de la carrera de medicina deben de involucrarse con aspectos del manejo de equipo médico y laboratorio, utilización de microscopios, elementos químicos y mecanismos de trabajo en equipo por lo que se priorizará estas tareas en condiciones muy controladas a fin de que los estudiantes puedan completar estas actividades», explicó.

Desde el año pasado, los docentes están trabajando con los estudiantes de nuevo ingreso en asesorías y apoyos para mantener la calidad educativa y dar soporte a las necesidades de información, conocimiento y práctica para los jóvenes, pero es preciso el desarrollo de habilidades y con ello respaldar las necesidades exigidas en la práctica de los futuros médicos.

El director agregó que la Universidad ha tomado todas las medidas exigidas, por ello, otros planteles como preparatorias y facultades han iniciado el retorno a prácticas de grupo, talleres y laboratorios, buscando que los estudiantes recuperen sus vínculos estudiantiles, vivencias, pero también sus necesidades sociales entre pequeños grupos, tras largos meses de confinamiento.