Mérida, Yucatán; 1 de mayo de 2019 (ACOM).- El decano periodista progreseño, Romeo William Frías Bobadilla falleció este día en su natal puerto a la edad de 98 años. Nacido en 1920 y dedicado al oficio periodístico desde 1932, Romeo Frías cumpliría este año 87 años de labor informativa ininterrumpida.

Fue hijo de los esposos Sixto Frías y Asteria Baudelia Bobadilla Patrón y estuvo casado con la señora Irma Elena Castillo Priego, con quien procreó cuatro hijos: Romeo Antonio de Jesús, Irma Gloria Julieta, Jorge Alberto y Lila Rosa Frías Castillo, actual diputada local por el PRI.

Frías Bobadilla inició su trabajo como reportero el 13 de marzo de 1932. Siendo casi un niño, tomó la pluma y la libreta para no soltarlas jamás, pues comenzó cubriendo eventos deportivos como box, béisbol, fútbol, los más populares en aquella época en Progreso.

Poco después fue contratado como corresponsal del Diario de Yucatán en Progreso. También fue corresponsal del Diario del Sureste, Novedades de Yucatán y Por Esto!.

Fue colaborador de los rotativos El Dictamen, de Veracruz; El Mundo, de Tampico; Excélsior y las dos ediciones de Últimas Noticias y El Heraldo de México, de la capital del país.

Fue administrador y locutor de la Radiodifusora XEPY; director editor de la revista El Faro, de Progreso; inspector y comandante del Aeropuerto Internacional de Mérida; piloto aviador en la empresa de José del Río Montero, en Escárcega, Campeche; autor de varios libros y colaborador de diversas revistas.

Poseedor de una hoja de servicios profesionales sumamente amplia, Frías Bobadilla incluyó entre sus muchas actividades haber sido piloto aviador, cronista, telegrafista y escritor de más de 20 obras a lo largo de su larga y fructífera vida.

Reportero de 24 horas hasta sus últimos días, escribió y publicó sobre muchos hábitos de la sociedad y la vida del puerto, sus columnas deportivas, sociales, culturales y aguda pluma política hicieron de su vida, la pasión por la lectura y la escritura en su amplia biblioteca y hemeroteca de trabajos y publicaciones.

Coleccionó numerosos reconocimientos y homenajes a través de su labor editorial, desde la Medalla Yucatán, en 1996, y también la distinción de Cronista Vitalicio (2004), de Periodista más antiguo de toda la República –que otorga el Senado de la República- (2006), Medalla Oswaldo Baqueiro (2009) y la Juan Miguel de Castro (fundador de Progreso) en 2010, entre otras preseas.

Además de su desempeño periodístico, Frías Bobadilla firmó al menos 20 obras editoriales: Progreso y su Evolución (1957); Tipos Pintorescos (1964); D. Juan Miguel Castro, forjador del puerto de Progreso (1965); Desplegando mis velas (1968); Un proyecto de Cien Años, El Puerto de Abrigo Yucalpetén (1970); Los Coleccionistas (1973), Municipio de Progreso; entre otros.

También publicó Monografía Histórica, geográfica, marítima y cultural del puerto de Progreso de Castro, Yucatán (1996); Monografía de Progreso (segunda edición editada por el H. Ayuntamiento de Progreso 2004-2007) escritas con la coautoría de su hermano Rubén del Ángel Frías Bobadilla; Puerto de Progreso (2000); Progreso Presente y Pasado (2006), ésta última escrita en coautoría con el Antrop. Delfín Quezada Domínguez; Monografía de Progreso (tercera edición editada por el H. Ayuntamiento de Progreso 2010-2012) y El Cráter Porteño: erupción de anécdotas, cuentos, puntadas, curiosidades y hechos históricos (2012).

Recibió en 2004 el título de Cronista Vitalicio de Progreso y logró poseer una biblioteca de cerca de 15,000 volúmenes en la que destacan diccionarios, enciclopedias y antologías, archivo de periódicos, documentos y fotografías.

Entre otros reconocimientos, recibió en 1993, de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Progreso, reconocimiento de Ciudadano Distinguido, por su labor cultural y periodística a favor de Progreso, por citar solo algunos..

Descanse en paz.