Cacalchén, Yucatán; 19 de septiembre de 2021 (ACOM).- Durante una reunión que se llevó a cabo en un conocido local de este municipio, el ejidatario José Vargas Moguel denunció que la visitadora agraria Diana Uscanga junto con el comisario Rufino López Pech realizan actas para favorecer la venta de bienes ejidales al proyecto del Tren Maya sin el consentimiento de 1015 campesinos.

El pasado 12 de septiembre se realizó la primera asamblea en el que se falsificaron firmas con tal de emitir la segunda convocatoria en el que presuntamente se tratará el precio por hectárea.

Los representantes del Fonatur no han informado sobre la cantidad de superficie que se afectará y mucho menos el dinero que se destinará para la indemnización a los ejidatarios.

Vargas Moguel también presentó documentación relacionada con el reclamo del presidente del comisariado, Rufino López Pech, a las empresas Bari Internacional y la constructora Azvindi por los daños a albarradas de las parcelas 160 y 147 y uso de caminos para la transportación de material blanco por un monto de 234 mil pesos.

Según el demandante dicha cantidad de dinero que recibió la autoridad ejidal no ha sido informada a los miembros del ejido ni tampoco cómo se distribuirá.

Si es necesario tendremos que enviar una comisión a la Ciudad de México para denunciar ante el mismo presidente de la república de cómo actúan los funcionarios de Fonatur y la Procuraduría Agraria.