Londres; 6 de julio de 2020 (Excélsior).- La federación inglesa de rugby (RFU) anunció este lunes que va a tener que suprimir 139 puestos, una cuarta parte de su plantilla, debido a la crisis financiera ligada a la pandemia del COVID-19.

«Como saben, los desafíos financieros a largo plazo son importantes para toda la economía (…) Debemos tomar decisiones difíciles en particular respecto a dónde debemos continuar invirtiendo, pero también sobre la talla y la organización apropiada en el futuro», explicó el presidente Bill Sweeney en el sitio internet de la RFU.

«Para asegurarnos que tenemos una RFU duradera, hemos anunciado que proponemos reducir el número total de puestos en nuestra organización en 139», especificó.

Sweeney recordó que las pérdidas financieras a corto plazo, ligadas sobre todo a la anulación de los partidos internacionales del otoño boreal en Twickenham, propiedad de la RFU, han sido estimadas en 107 millones de libras (133,4 millones de dólares).

Pero «sabemos también que habrá un efecto a largo plazo», advierte el presidente, que habla de un período de «4-5 años para recuperarse (de la crisis)» y de una «pérdida de ingresos acumulada de alrededor del 20%» en ese período.