Mérida, Yucatán; 10 de septiembre de 2020 (ACOM).- Héctor Navarrete Medina, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Yucatán, pidió públicamente al Instituto Nacional de Antropología e Historia fijar una pronta fecha para la reapertura de los sitios arqueológicos del estado y dar una muestra de oportunidad a la reactivación económica del sector turístico.

desde el pasado 7 de septiembre las autoridades federales anunciaron la reapertura de sitios de interés cultural-turístico en el caso de museos, edificios históricos y zonas arqueológicas en tanto que en el estado no se ha determinado cuándo se podrán reiniciar las visitas a Chichén Itzá, Uxmal y Dzibilchaltún.

Este día reabrió sus puertas la zona arqueológica de Teotihuacán en el Estado de México y algunos museos de la capital ya están operando con los protocolos que anunció la dependencia federal.

Quizá no se puedan abrir todos los sitios arqueológicos a la vez, pero los más importantes deben recuperar sus actividades para dar un mensaje al turista que desea visitar Yucatán y tiene la motivación de conocer estos sitios de interés patrimonial.

El presidente de los hoteleros expuso que, las zonas arqueológicas serán el primer paso, se espera también en breve el anuncio de la reapertura de las playas, un factor importante que permitirá mover la economía de los puertos.

«Aun cuando ha concluido la temporada veraniega, será importante poder disfrutar de las playas y un tercer paso será la reactivación de la vida nocturna en Mérida, que es motor también para restaurantes, bares y centros de ocio», puntualizó.

La inactividad de casi seis meses está ahogando las condiciones de muchas pequeñas empresas y cientos de empleados que dependen de estas fuentes laborales.

«Es preciso abrir y aplicar las medidas sanitarias que se han certificado desde las autoridades estatales y con ello que, los visitantes puedan regresar a disfrutar de los atractivos de nuestro estado», expuso.

Sobre otro tema, Navarrete Medina destacó que, el reacomodo de espacios para el plan de movilidad del Centro Histórico es bueno, importante y necesario, pero será indispensable que sea temporal y que los paraderos no invadan los espacios turísticos, zonas del tránsito de visitantes.

«La zona de Santa Lucía, la calle 60 y el perímetro del parque de Santa Ana, deben de reservarse para las que continúe siendo un corredor para el tránsito turístico, con la aplicación de condiciones a la vialidad a mantenerse con la recuperación de galerías, restaurantes, tienda de artesanías, rentadoras y hoteles, que son parte de la vida turística de Mérida», finalizó.