Mérida, Yucatán, 16 de abril de 2021 (ACOM).- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) clausuró los trabajos que se realizan en la Quinta Santa Cecilia, ubicada en la avenida Colón y Calle 60.

Los sellos de suspensión se colocaron porque se pretendía destruir parte de la construcción antigua para construir un hotel en la zona de monumentos históricos que se encuentra protegida como patrimonio de la ciudad de Mérida.

Según indicó el INAH, la obra no tiene un proyecto definitivo, no cuenta con los permisos respectivos y los trabajos se llevaban a cabo de manera unilateral por parte de los propietarios.

La Quinta Santa Cecilia, edificada en la última década del siglo XIX, es una mansión con arquitectura porfiriana que perteneció a una familia de abolengo en Yucatán y fue escenario de un crimen en 2016.

Posteriormente en 2018, el Grupo Meca, también propietario del hotel Villa Mercedes, que dirige el empresario italiano Umberto Pinazzi, adquirió la propiedad y anunció la creación de un hotel de 124 habitaciones y una inversión de 15 millones de dólares.

Según se ha informado, las obras de construcción del hotel se iniciaron desde 2020, cuando también se remodeló el Hotel Villa Mercedes, que dejó de pertenecer a la marca Presidente Intercontinental; sin embargo, aún y cuando se conoció de un proyecto ejecutivo, no se consideró la demolición de parte del edificio principal.

En su momento, el propio Pinazzi, presidente del Grupo Meca, explicó que especialistas, en coordinación con las autoridades, buscaban resaltar el esplendor de esta casona cuyo interior y exterior no tendrá modificación alguna.

La Quinta “Santa Cecilia”, no está incluida en el catálogo de Monumentos Históricos protegidos por el INAH, empero, está ubicada en una zona de Monumentos Históricos de Mérida por decreto federal de 1982. Además, desde 2004, el espacio de esta propiedad forma parte del área declarada como Zona de Patrimonio Cultural del Municipio de Mérida.

Con la intervención del INAH se busca evitar cualquier posible modificación del inmueble, toda vez que se han externado propuestas para demoler parte del conjunto arquitectónico.

Un dato importante es que en ese predio se grabó en 1995 la telenovela “Si Dios me quita la vida”, protagonizada por la cantante Daniela Romo y el actor César Évora, con las participaciones antagónicas de Omar Fierro y Alma Muriel.

También sirvió como escenario para la grabación de un rodaje fílmico que se realizó en los años ochenta, cuanto se recreó la vida del ex gobernador de Yucatán, Felipe Carrillo Puerto, película que protagonizó Antonio Aguilar.