Mérida, Yucatán, 14 de enero de 2020 (ACOM).- La profesora, cuyo llanto de impotencia por no poder cobrar su sueldo y que se hizo viral por un video, es Karina Roxana Reyes, de 40 años, quien era directora de una escuela de Ciudad Caucel y en las últimas semanas laboró como docente en un plantel de Maxcanú.

En entrevista, relata que tiene una trayectoria magisterial de 20 años y desde que inició ha luchado por obtener una plaza, sin éxito hasta el momento.

A las puertas del edificio de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey) contó su historia y las adversidades que ha tenido que enfrentar.

Egresó como maestra docente en el 2001 y desde ese año no ha podido ocupar un puesto con base debido a muchas situaciones en el sistema educativo.

 

Fue en 2019 cuando, luego de presentar el examen de oposición, la Segey le informó que había obtenido un buen lugar, por lo que ocuparía la dirección «por comisión» en la escuela «Nueva Generación» de Ciudad Caucel, donde permaneció cerca de un año.

Sin embargo, el 13 de octubre pasado la secretaría le indicó que era candidata a una plaza como docente después de tantos años, pero tenía que renunciar a su puesto como directora y cubrir una «vacante temporal con clave» en el municipio de Maxcanú.

Con la ilusión de obtener su base, aceptó las condiciones de la Segey. El 20 de diciembre acudió a cobrar con la felicidad de que con el dinero le compraría regalos a sus tres hijos.

La emoción desapareció cuando una empleada administrativa, que identificó como Gabriela Campos, le tiró su credencial del INE en la cara y luego indicarle que su cheque no se liberó.

Hoy la profesora, Karina R. Reyes, arribó a las oficinas de pagaduría de la Segey para solicitar su sueldo que corresponde desde el mes de agosto hasta el 31 de Diciembre, pero una vez más le dijeron que su cheque no salió, lo que le ocasionó una crisis nerviosa, como la opinión pública pudo ver en las redes sociales.

Un poco más calmada, acudió al edificio central de la Segey para exigir que le paguen o de lo contrario haría una huelga.

Durante la jornada, otros docentes llegaron con diversas documentaciones a la secretaría ya que les habían interpuesto denuncias administrativas y querían aclarar la situación.