Izamal, Yucatán, 10 de septiembre de 2020.- Después de casi seis meses de contingencia sanitaria por el COVID-19, la recuperación del sector restaurantero de la ciudad de las tres culturas es lenta y con muchos escollos.

El gerente del restaurant “Muul”, Joaquín Cauich, señaló que el poco turismo nacional que arriba está oxigenando a los negocios que operan en la actualidad al 40% de su capacidad.

“A no tener nada sería muchísimo peor. Solamente nos queda salir adelante y trabajar de acuerdo a las normas y medidas de esta nueva normalidad” expresó.

Con las medidas sanitarias adecuadas como el lavado de mano, la aplicación de gel y el uso de cubre bocas por parte del público y del personal de las empresas se podrá trabajar los fines de semana, dijo.

Por ahora, el turismo nacional y local es la mayor fuente de ingresos que tienen los prestadores de servicio, ya que se ve lejano el día que retornen los visitantes extranjeros mientras no exista una vacuna contra el COVID-19.