Ley seca 2020 en Yucatán: ¿Cortina de humo o mala puntería?

Por: Sergio Grosjean

Comentábamos hace algunos días que como una mecha que se dirigía al polvorín resultó la iniciativa del gobierno del estado al decretar en Yucatán la ley seca desde el día 9 de abril hasta el último del mes y, ahora, con la ampliación hasta el 15 de mayo, las severas críticas en redes sociales no se han hecho esperar.

De acuerdo al comunicado del gobierno del estado, se decretó esta medida para evitar la violencia doméstica, especialmente contra las mujeres y el abuso de niños, debido al aislamiento social por la pandemia del coronavirus.

Este argumento me resulta algo curioso y contradictorio, al menos, si algún especialista asesoró al gobernador antes de dictar esta absurda ley seca, en especial si tomamos en consideración la información obtenida de la UNICEF México, quienes luego de disciplinados estudios, se pudo constatar que 4 de cada 10 madres, y 2 de cada 10 padres, sin importar el ámbito de residencia, reportan pegarle o haberles pegado a sus hijas o hijos cuando sintieron enojo o desesperación, por lo que en el estricto sentido, el argumento que se dio como medida para evitar la violencia doméstica, especialmente contra las mujeres y el abuso de niños no aplica, ya que si esta ley se hizo con el objetivo que los hombres no golpeen a los niños y mujeres luego de consumir alcohol, creo que caemos en un error, ya que no son los hombres quienes más agreden a los hijos sino las mujeres según asienta UNICEFF.

Por otro lado, de acuerdo a especialistas, la “ley seca” está mal aplicada ya que al hacerla de manera tajante provoca que aumenten los casos de violencia, y en todo caso, se debió aplicar de manera paulatina, siendo una opción adecuada emplear algunos candados, sin cerrar todo de golpe, tal y como cita el especialista Rafael Baquedano Mézquita, en representación del Colegio de Psiquiatras de Yucatán.

Estos candados podrían ser limitar los horarios y días de venta como se hizo en 1915, al declarar el estado de Yucatán como primer estado seco del país; como citaremos en líneas posteriores.

De igual forma, se informa de un incremento en el número de agresiones a mujeres, ya que se reporta cupo lleno en refugios con base a declaraciones de Fabiola García Magaña, directora del Instituto de la Mujer del Ayuntamiento de Mérida.

Otras voces como la de Gina Villagómez Valdés, investigadora del Centro Dr. Hideyo Noguchi, de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) indican que, con base a su experiencia de investigación sobre violencia de género, el alcohol puede ser un detonante de las agresiones, pero considera que la medida no es pertinente en este momento tan delicado.

Aunado a ello, se ha reportado un aumento en los casos de síndrome de abstinencia durante esta ley seca. Recordemos que el síndrome de abstinencia de alcohol afecta a las personas con consumo crónico de bebidas alcohólicas que lo disminuyen o lo suspenden completamente, ya que cuando se reduce, el sistema nervioso central sufre una ‘híper excitación’, lo cual causa un cuadro clínico característico.

De los síntomas más comunes son: temblor distal de las manos, insomnio, náuseas o vómitos, alucinaciones visuales, táctiles o auditivas transitorias, ilusiones o delirium tremens, agitación psicomotora, ansiedad, crisis convulsivas, un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad social laboral o de otras áreas importantes.

Por otro lado, varios medios de comunicación han reportado suicidios derivados de la ley seca, así como clandestinaje y robos, algunos de ellos de corte peliculesco como el ocurrido en Hunucmá, donde un caco realizó un boquete en la pared de una agencia con el objetivo de extraer cartones de cerveza, siendo que el delincuente al ser sorprendido por los vecinos y llamar a la policía el delincuente escapó por los montes aledaños.

De igual forma en Motul un delincuente ingresó a un Modelorama y sustrajo 30 cajas de cerveza. Según narran los hechos, los vecinos, al escuchar los ruidos cuando hacían el boquete pasaron por desapercibido el hecho debido a una intensa lluvia que se dejaba caer en el poblado, y aunque más tarde escucharon ruidos más fuertes pensaron que se trataba de una construcción y no de un robo por medio de otro boquete.

Un caso dramático y que está afectando a miles de personas es el alcohol adulterado que está a la orden del día, y ni qué decir del alcohol que se vende en las farmacias que se está consumiendo despiadadamente acompañado de bebidas endulzadas.

Sin duda, con esta ley seca algunos se están beneficiando, porque venden de manera clandestina a precios increíblemente elevados. Ahora bien, los más perjudicados son los cientos de familias que poseen agencias y vinaterías pues ese es “su modus vivendi”, aunado a la afectación de la salud de mucha gente que está bebiendo licor adulterado quienes además afectan su bolsillo, siendo los pobres los más afectados al verse en la necesidad de adquirir las bebidas más caras.

Antes del decreto, la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) advirtió sobre el caso exclusivo de la cerveza: su prohibición tendrá consecuencias contrarias a la consigna central de permanecer en casa en la pandemia.

Finalmente, al remontarnos a la historia, en el año de 1915, con la llegada del despiadado general Salvador Alvarado, Yucatán se declaró el primer estado seco del país, sin embargo, a pesar de lo dictatorial que era el militar, solo se limitó el horario de la venta en las cantinas y vinaterías, porque aparentemente vislumbró el problema que esto podría causar al suprimirlo como ahora.

Entonces, si a esto le agregamos las voces de expertos contemporáneos, considero sin sustento un claro esta ley seca, y por ello creo que el gobernador Mauricio Vila Dosal debería leer un poco acerca de la historia de Yucatán, porque quien desconoce su historia está condenado a repetirla, y tal vez ignore cual es el sentir de los yucatecos y sobre todo de los más pobres.

A muchos nos causa gracia, al igual que miles de personas de las cuales han surgido cientos de “memes” alusivos al gobernador y dignos de materializar en una cápsula chusca, pues parece que cerrando algunas calles se combate el coronavirus, ya que así lo han hecho; y otra muy simpática puntada de las autoridades estatales es limitar a una persona el uso del vehículo, aunque gracias a las constantes quejas aumentaron el número a dos ocupantes, por lo que me pregunto: si vivo en la misma casa con mi mujer e hijos, no entiendo porque no pueden acompañarme en mi vehículo, pero si puede tomar un taxi o camión de transporte. ¡Vaya, qué simpática ocurrencia! Que me disculpen, pero creo perdieron el rumbo y objetividad.

¿Cortina de humo la ley seca o casualidad?

Ya para concluir, curiosamente en lo que va de la pandemia el gobernador Mauricio Vila Dosal ya envío dos iniciativas al Congreso local, siendo esta última el miércoles, al solicitar hasta 1,728 millones de pesos para ejercerlo en obra pública.

Vale la pena recordar que en lo que va de la actual administración, ya se endeudó al estado con 4,120 millones de pesos y ahora, en caso de autorizarse el préstamo de 1,728 millones de pesos, repercutirá en las cuatro próximas administraciones gubernamentales, no obstante que aún no ejerce los $44,096.239,578 de su presupuesto de egresos del 2020 o de las participaciones federales para Yucatán.

Para dimensionar su impacto en las finanzas, en 2012, Ivonne Ortega entregó una deuda pública que representó el 28.4% de las participaciones federales. En 2018, Rolando Zapata bajó al 27.8%, pero Mauricio Vila Dosal en poco más de año y medio ya subió al 29.6%, y de aprobarse el préstamo de $1,728 millones, se disparará al 43.6%.

Adicional a esto, el gobernador de Yucatán ya había solicitado en el año 2019 un endeudamiento de 2,620 millones de pesos para la continuación de “Yucatán Seguro”.

A muchos nos pareció que la administración de Ivonne Ortega fue desastrosa y dilapidadora, ya que recibió de Patricio Patrón una deuda pública de 300 millones de pesos, para luego entregar el gobierno con un adeudo de 2,256.2 millones de pesos a Rolando Zapata, quien el único endeudamiento a largo plazo que adquirió fue de 1,500 millones de pesos para el programa “Escudo Yucatán”.

Finalmente, este último entregó la gubernatura el 1 de octubre de 2018 con una deuda pública sumó 3,956.48 millones de pesos , que incluye los pasivos a largo plazo contratados por Ivonne Ortega. Entonces, y sin temor a equivocarme, la actual administración estatal dirigida por Mauricio Vila Dosal se vislumbra como la que más endeudará al estado en la historia reciente de Yucatán.

Finalmente, en un par de días concluimos con nuestra encuesta de la controversial “Ley Seca” por los que no han votado les invito a hacerla ya que con ello tendremos información importante que sin duda será útil a las autoridades y académicos en futuras ocasiones. Son breves preguntas de opción múltiple, anónima, y no te llevará más de un minuto en responder.

La dirección es https://es.surveymonkey.com/r/7DB8FXB?fbclid=IwAR3NmqW-tq1zxFNmOgy441NWzKuYxkqnJd0_7v1QTZqiyDRnhDduIu4z3-o

O bien en mi página de Facebook https://www.facebook.com/GrosjeanSergio/?ref=settings