Por Sergio Grosjean Abimerhi

Mérida, Yucatán; 9 de mayo de 2020.- A raíz de la controversial “Ley Seca” decretada por el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, el 9 de abril de 2020 y con vigencia hasta el último día del mismo mes con el objetivo de evitar la violencia doméstica, especialmente contra las mujeres y el abuso de niños, debido al aislamiento social por la pandemia del coronavirus, esta, se extendió hasta el 15 de mayo a pesar que en su momento especialistas discreparon con la tajante medida debido a diversas razones citadas a través de varios medios de comunicación entre las que se señalaron opciones más amigables y efectivas.

Entre algunas de las divergencias citadas por expertos en el tema fueron el estrés que provocaría el confinamiento, por lo que la medida resultaba un exceso, ya que la gente que estaba acostumbrada a beber en cantidades ya sea mínima, moderada o en exceso podrían resultar afectadas, y por consiguiente los resultados serían todo lo contrario al objetivo deseado, tal y como se ha demostrado hasta el presente; la venta clandestina y sus elevados costos, lo cual se comprueba al día de hoy no es ajena al señalamiento de los expertos; los robos a agencias de cervezas, tal y como hemos podido observar incluso con algunos atracos de tipo peliculesco; o la fabricación y por consiguiente comercialización de alcohol adulterado.

De ahí que tomamos la determinación de realizar una encuesta para conocer el sentir de la población, ya que una cosa es lo que digan las autoridades basadas aparentemente “en corazonadas” o simple puntada para acaparar titulares; lo que opinaron investigadores con base a estudios científicos y experiencia de campo; y la opinión de los habitantes.

Sin embargo, para conocer esta última, no eran suficientes los comentarios plasmados en redes sociales o entrevistas, ya que a pesar que se mostraba una marcada tendencia a estar en contra, los comentarios son diversos y con diferentes directrices.

Como dato interesante, se ha registrado hasta el presente y de manera atípica a gran escala el tipo de comercio basado en el trueque, ya que muchas personas, al carecer de dinero en efectivo, intercambian –hasta el día de hoy- las codiciadas cervezas por diversos tipos de bebidas espirituosas, así como en otros casos se cambalachean artículos como podrían ser licuadoras, equipos de sonido e incluso televisiones por todo tipo de bebidas etílicas.

Recordemos que hoy un cartón de cervezas conocidas como “caguamas” puede costar entre $900 y $1,200, y botellas de ron – por citar otro ejemplo- fluctúan en precios que van desde los $500 hasta los $1,300, lo cual, sin duda afectó y continúa afligiendo la economía de mucha gente, sobre todo las de más escasos recursos.

Sin más preámbulos, les comparto los resultados luego de este ejercicio que elaboramos investigadores, periodistas y el periódico digital “Reporteros Hoy”, y desarrollada a través de la plataforma “Survey Monkey”, la cual anexamos líneas abajo, aunque en síntesis, y con base a las respuestas obtenidas, es evidente que la mayoría de la población ve como una desatinada decisión la “ley seca” y sus efectos, pero quien mejor que usted lector podrá percatarse de los resultados, siendo, por ejemplo, que el 60.86.% de las personas encuestadas estuvieron en contra de la “ley seca” y solo un 11.50% a favor.

Interesante mencionar que durante los días que la gente nos hizo el favor de responder las preguntas la tendencia nunca varió. De tal forma, le invito a revisar los gráficos en este link y llegar a sus conclusiones.