Kinchil, Yucatán; 23 de junio de 2022 (ACOM).- El tramo salado que conecta al puerto de Celestún, registró una nueva volcadura de un camión torton de la empresa surtidora COMA que transportaba más de 10 toneladas de abarrotes.

La vía federal Mérida-Celestún, en especial el trecho Kinchil-Celestún, es considerada la segunda más peligrosa de Yucatán, y ayer registró un nuevo siniestro vial, protagonizado por Rubén C.M., de 33 años, vecino de Acanceh, al mando del Freightliner con matrícula YT2804C, cargado de cientos de caja de diversos artículos para abastecer Tetiz y Hunucmá.

Sin embargo, Rubén quien no conocía la zona, se pasó unos kilómetros del libramiento para doblar primero al primer municipio.

Estaba buscando donde retornar cuando de frente asomó un autobús procedente de Celestún montando la orilla divisoria de la carretera, por lo que se asustó y mordió el borde del pavimento, causando que pierda el control del volante del armatoste y volcar de costado arrastrando varios metros hasta quedar en medio del camino, justo a la altura del kilómetro 48.

A pesar de romper la caja y regar decenas de cajas de mercancía de la empresa Coma, el conductor de la pesada unidad y su chalan, resultaron ilesos. Por lo que el operador no le quedó de otra que avisar al seguro, así como a sus superiores de que se acaba de volcar.

Agentes de la Policía Coordinada, custodiaron los abarrotes para evitar rapiña, hasta eso no había señal en la zona y más tarde se enteraron los pobladores para recoger lo que se dejó regado en la maleza, con permiso de las autoridades.

Al final la Guardia Nacional se encargaría de las diligencias de Ley con el ajustador y gerente de dicha empresa abarrotera.