Mérida, Yucatán; 5 de diciembre de 2020 (ACOM).- Las lluvias que han dejado los frentes fríos en la Península de Yucatán harán más lenta la disminución en el nivel del manto freático que hoy sigue rebosado.

El meteorólogo de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Juan Vázquez Montalvo, recordó que esta situación ocurrió debido a las importantes precipitaciones que cayeron a lo largo de este año, las cuales se reforzarían con las lluvias que dejan los sistemas frontales.

“Al llover, va a tardar un poquito en bajar el agua y eso va a afectar las zonas que aún están inundadas. En este momento tenemos 4.4 metros de altura de agua y todo lo que esté a menos, topográficamente estará inundado, pero lentamente va a ir bajando por estas lluvias que van a estar cayendo”, externó.

“Inicialmente, se estimó que el nivel del agua descenderá hasta que inicie la temporada de calor el próximo año”, refirió.

Señaló que los niveles del acuífero estarán así por varios meses más, lo que también garantiza el abasto suficiente de agua para Yucatán.

“Esto va a tardar, no se va a estabilizar pronto y se ha calculado que tenemos agua para 4 años prácticamente”, remarcó.

Según las estimaciones, las lluvias que se generaron por los 4 sistemas tropicales que afectaron Yucatán dejaron lluvias equivalentes a mil 600 metros cúbicos de agua, cantidad que mantendrá el acuífero cargado por un buen tiempo, al saturarlo.