Izamal, Yucatán, 4 de agosto de 2020 (ACOM).- Los hoteles son los negocios más afectados por la pandemia del COVID-19 en la ciudad amarilla, ante el prolongado cierre de actividades desde hace cuatro meses, al decretarse la emergencia sanitaria.

Se calcula que, a la fecha, se han perdido 200 empleos de forma directa y mil de manera indirecta, lo cual es grave.

Empresarios del sector que fueron consultados afirman que la reactivación económica puesta en marcha por los gobierno federal y estatal dista de la realidad de la ‘industria sin chimeneas’, ya que la infraestructura hotelera tiene características distintivas que merecen ser analizadas aparte.

Indicaron que el número de huéspedes que permite la Ola 1 hace poco rentable la actividad, además de que gastos como la energía eléctrica hacen incosteable abrir ya hay posadas que recibieron facturas de hasta 13 mil pesos, a pesar de que estaban cerradas.