Ciudad de México; 19 de agosto de 2019 (Excélsior).- En entrevista para Imagen Noticias con Francisco Zea, Ivonne Ortega, ex gobernadora de Yucatán y contendiente para ocupar la presidencia del Partido Revolucionario Institucional señaló que “el triunfo de Alejandro Moreno como nuevo presidente del PRI, será juzgado por la historia y tendrán que aclararlo y responder los gobernadores que le dieron su apoyo”.

Tras la elección interna del fin de semana, la cual no le favoreció para ganar la presidencia del partido, dijo que decidió separarse de éste porque ya no la representa tras 29 años de militancia.

Al ser cuestionada sobre ¿por qué no renunció antes si veía venir que habría irregularidades? Ivonne Ortega precisó que decidió dar la batalla porque estaba “convencida de que las viejas prácticas y mañas se habían terminado, y que la cúpula priista había entendido que las irregularidades pueden garantizar ganar internamente, pero no garantizan ganar un proceso constitucional”, por ende siguió en el proceso, porque creyó que había la oportunidad de poder participar.

Denunció que hubo una total inclinación y sumisión de la comisión de procesos del PRI, apuntó que incluso hubo una descarada caída del sistema para no permitir la sustitución de representantes en las casillas, por lo que más de mil no pudieron acreditarse y una cantidad similar fue impedida para vigilar casillas, toda vez que fueron presa de agresiones y amenazas.

Ivonne Ortega reconoció que reflexionó mucho sobre la intención de acudir ante la autoridad electoral para impugnar los comicios internos, pero decidió no hacerlo “en solidaridad a la militancia y para no causar más daños”. Todavía ayer domingo, reconoció, dudó dejar las filas del Revolucionario Institucional, pero al ver los maltratos y vejaciones a sus representantes en casilla, fue necesario renunciar a la militancia.

La ex gobernadora de Yucatán reconoció que “fue una dolorosa separación, dura, pero la mejor decisión”, toda vez que desde la edad de once años inició sus labores en el PRI, repartiendo propaganda y hasta pintando bardas.

Descartó que se trate del fin de su carrera política, pero índico: “tengo que vivir mi etapa de duelo, no es fácil tener que vivir el duelo´´; aseguró que las causas siguen intactas, por lo que seguirá desde la sociedad civil trabajando porque urgen contrapesos, y sentenció: “no me alejo de la política, pero hoy lo hago desde la sociedad civil por las causas que me han movido siempre”.