Mérida, Yucatán, 27 de noviembre de 2020 (ACOM)- Las últimas cifras de esta semana apuntan hacia un incremento en el número de contagios de COVID-19 lo que podría repetir un escenario como el que se registró en septiembre pasado, señaló el médico infectólogo Ramón Marín Almazán.

En otros países, dijo, se alcanzaron tasas cero por varias semanas hasta que apareció el llamado rebrote y, en el caso de nuestro país, ningún estado ha reportado cero contagios y cero decesos en casi nueve meses.

El profesional de la Salud comentó que es muy marcada la condición de una mala planeación en los mecanismos médicos de seguimiento de la pandemia, esto es, no existe la detección de focos de infección, tampoco hay un seguimiento e investigación sobre las medidas de propagación del virus y, con ello, las medidas para cortar cadenas de contagios.

Por esa razón, hay puntos de la ciudad de Mérida con alto porcentaje de casos, donde el virus se propagó rápidamente y no se contuvo, lo que permitió la diseminación e infección de grupos de población más amplia, comentó.

“Si Mérida ha sido el punto con mayor número de contagios, tendría que haberse aplicado medidas más estrictas en algunas zonas de la ciudad donde se detectaron estos focos rojos y generar una estrategia para que estas zonas se mantuvieran más vigiladas y atendidas” añadió.

Destacó que hay muchas opiniones sobre las medidas que se puedan tomar para concientizar a la población, pero pocas personas están tomando en serio esta información y con ello se advierte una relajación de los cuidados.

Es notorio, según las cifras que se han emitido, que los grupos de riesgo son los adultos mayores de 60 años, sin embargo, es visible que son ellos los que están en comercios, y tiendas de autoservicio, incluso, atendiendo y prestando servicios lo que debería evitarse.

Es preciso que la población responda con mayor compromiso, no reduzca su seguridad y medidas sanitarias, redoble las condiciones de protección, porque es viable que la enfermedad alcance nuevamente cifras elevadas.

“Esta temporada invernal traerá un clima más fresco y las personas con problemas respiratorios deberán tener mucho más cuidado, porque es la vía para obtener un resfriado y los síntomas entre uno y otro virus son muy similares, razón de más para extremar las medidas de protección” advirtió.