Mérida, Yucatán; 16 de agosto de 2019 (ACOM).- Las políticas públicas que el gobierno federal ha implementado para cumplir las metas de los Acuerdos de París, marcadas para 2030, para reducir el impacto del cambio climático están muy lejos de cumplirse, sostuvo Daniel Basulto González, presidente de la Academia Mexicana de Impacto Ambiental AC (AMIA).

A una década de cumplirse las metas firmadas, para reducir los gases de efecto invernadero y las emisiones de CO2 en la atmósfera, muy poco se ha logrado y es evidente que los efectos del cambio climáticos se están sintiendo en nuestro medio ambiente.

Basulto González ofreció una rueda de prensa para informar del III Congreso Nacional de Impacto Ambiental que se realizará en Mérida del 25 al 27 de noviembre y la toma de protesta del Capítulo Yucatán, de la Asociación de Ingenieros Ambientales.

En este evento, el presidente de AMIA recalcó que las acciones que ha establecido el gobierno federal son insuficientes y mucho más es el retroceso al impulsar políticas para petrolizar el proceso energético del país.

Estableció que, la Academia Mexicana de Impacto Ambiental es la responsable de emitir tanto opiniones, como resoluciones sobre los permisos de impacto ambiental para las diferentes obras que está desarrollando el gobierno.

«Es un retroceso que se estén retirando los permisos que se habían autorizado para los proyectos de granjas solares y parques eólicos y se impulsen compras de carbón para consumo en los procesos de la producción de energía, con ello se están estableciendo condiciones para la pérdida de recursos naturales y no optimizar las alternativas», destacó.

Informó que, las condiciones del avance del cambio climático están afectando de manera notable nuestro medio ambiente, las flora y fauna de este país, costas, ríos y lagunas que son estratégicas para desarrollar alternativas de sustentabilidad para las ciudades y sus pobladores.

Expuso que las metas establecidas por el gobierno federal son aspiracionales, de concientización, es un retroceso establecer como prioridad la petrolizar la economía y los mecanismos para el desarrollo de energía a través de productos fósiles y derivados del petróleo, porque esa etapa, se estaba superando y ahora se retoma, como si no hubiera más alternativas.

Expresó que el III Congreso Nacional de Impacto Ambiental estará enfocado a discutir y analizar precisamente el tema del Cambio Climático, por ello, se espera que acudan unos 300 especialistas, profesionales, académicos de diferentes ramas profesionales, pero vinculados a los procesos de evaluación del impacto al medio ambiente.

«Es preciso discutir aún más, pero lo importante es que el gobierno y la sociedad tomen la debida responsabilidad del impacto que se está generando con nuestro accionar sobre los recursos naturales y los problemas que crecen sobre el valor de nuestro entorno con respecto a los procesos naturales y nuestra huella de carbono en nuestro continente, nuestro territorio», expuso.

Dijo que en el Congreso Nacional se han propuesto 17 mesas de trabajo y se esperan posturas y resultados de estos análisis y concientización sobre la afectación. Han sido invitados, tanto funcionarios federales, como estatales y municipales, para darles a conocer los alcances de los permisos y aprobaciones sobre Impacto Ambiental que se requieren para realizar obras, cambios y remodelaciones en predios y sus responsabilidades sobre estos problemas.

Los temas a tratar en este evento son: Estrategias, prevención y adaptación sobre cambio climático, Evaluación ambiental estratégica, Proyectos relevantes de infraestructura, biodiversidad, energías renovables y biodiversidad, evaluación del impacto ambiental; procesos de consulta para el desarrollo de proyectos, impacto ambiental en regiones costeras, entre otras.