Celestún, Yucatán; 19 de agosto de 2022 (ACOM).- Una historia con final feliz se escribió este amanecer al arribar a tierra sanos y salvos cinco pescadores que estuvieron a la deriva alrededor de 10 días en su embarcación de 32 pies de eslora frente a aguas de Celestún.

Habían salido a pescar el pasado 28 de julio, para retornar más tardar en 14 días, pero el regreso se prolongó varios días por una falla mecánica.

Fernando José Mendoza Dorantes, de 54 años reportó que su embarcación “Saúl, el Terrible” con cinco personas a bordo salieron a pescar, pero no regresaron por lo que lo reportó a las autoridades hace varios días.

La preocupación y zozobra de sus familiares era evidente, quienes solicitaban ayuda urgente al Gobierno para iniciar pronto la búsqueda, ya que los días transcurrían con el temor de que un «mal tiempo» empeore la situación, y como reza un refrán «la esperanza muere a lo último».

Fue entonces que este amanecer se dio el aviso, cuyo rescate lo hicieron los tripulantes del barco “Chicche” para arribar al refugio pesquero con Germán Berezaluces Ruiz, de 39 años (capitán de la lancha); Erick (a) «El mudo», de 24 años; Elías Eleazar Tamay, de 30 años; Raymundo David López Cauich, de 26 años y José Luis Aguilar, De 33 años.

 A pesar de la decena de días en altamar, solo dos tenían un cuadro de deshidratación, por lo que fueron llevados al Centro de Salud de este puerto para una mejor atención.

Los hombres de mar agradecieron a Cecilio Marrufo, capitán de la embarcación “Chicche”, pues de todas las tripulaciones, fueron los únicos que se percataron cuando estaban pidiendo ayuda a unas 86 millas náuticas.

Además, les pasó corriente e insumos para que aguanten llegar a puerto de abrigo, acompañándolos hasta llegar a tierra firme.