Motul, Yucatán; 7 de febrero de 2020 (ACOM).- Hartos del mal desempeño de la Policía Municipal, vecinos de Kiní decidieron retener una unidad que momentos antes había detenido con lujo de violencia a un habitante de la comisaría.

Más de 300 personas rodearon a los uniformados y tras 4 horas liberaron a la unidad. El detenido, Luis P.P., acabó con un esguince en el tobillo tras el forcejeo con los policías que lo intentaron detener cuando se encontraba al interior de su vehículo durmiendo, algunos dicen que ebrio, pero según indicó Luis, la prueba de alcoholimetría salió negativo.

Mientras tanto, los pobladores de Kiní intentaron linchar a los uniformados que se escondieron a bordo de la unidad 1499, recibiendo así la furia de la comunidad, pues aventaban piedras e incluso intentaron incendiar el vehículo.

El saldo del conflicto fue de una persona detenida y lesionada (Luis), una patrulla lapidada y dos elementos que terminaron siendo agredidos.