Mérida, Yucatán; 29 de abril de 2020 (ACOM).- Integrantes del Congreso del Trabajo de Yucatán, formularon un comunicado de siete puntos, estableciendo la urgencia al gobierno federal a replantear los mecanismos de apoyo a las empresas, atender la necesidad de conservar empleos y la seguridad de los trabajadores.

Los líderes sindicales que forman el Congreso del Trabajo (CT), ofrecieron una rueda de prensa, ahí, coincidieron en que las mujeres han sido las más afectadas por despidos y desempleo en trabajo formal e informal.

Pedro Oxté Conrado, presidente de la Comisión Ejecutiva del Congreso del Trabajo y líder de la CROC, Mario Chan Chan, Primer Vicepresidente y dirigente de la CTM, Flor Isela Vargas Sánchez, Segunda Vicepresidenta y dirigente de la FSTSE; Jervis García Vázquez, Secretario de la Comisión de Fomento y líder de burócratas estatales; Eulogio Piña Briceño, Presidente de la Comisión del Trabajo y Derechos Humanos y líder de los trabajadores del Sector Salud del estado y José Luis Flota Pech, Secretario de la Comisión de Cultura y dirigente del sindicato de Maestros, dieron a conocer una postura del organismo ante el Día Mundial del Trabajo, este primero de mayo.

Oxté Conrado manifestó la determinación de los organismos sindicales de no realizar la marcha tradicional y demandaron al gobierno del estado y autoridades federales a establecer un compromiso real en favor de los trabajadores, señalando un retroceso a los logros y conquistas sindicales, mucho más en este tipo de la contingencia sanitaria.

“La pandemia mundial ha desnudado la situación tan apremiante de los trabajadores, situación que ha involucrado cientos de miles de despidos, dejando sin oportunidad y sustento a millones de personas que ahora transitan por graves momentos de incertidumbre y desesperación”, comentó.

Los representantes sindicales indicaron que en el país se han destruido unos 346 mil puestos de trabajo. En Yucatán, no hay cifras concretas debido a que los reportes los emite el Instituto Mexicano del Seguro Social, en número de afiliados mensuales donde el sector femenino ha sido el más lastimado, tanto en el trabajo formal, como informal.

El dirigente estatal de la CROC pidió al Congreso del Estado estudiar y aprobar en su caso, el préstamo solicitado por el gobierno del estado estimado en mil 724 millones de pesos y que fue desechado por el grupo priísta. Estableciendo que, estos recursos servirían para apoyar a cientos de familias, empresas y organismos a una reactivación económica y superar los problemas económicos por los que están atravesando.

Desde la condición actual, los trabajadores yucatecos están pasando por una situación realmente crítica ante despidos y suspensiones de empresas, medios salarios y pagos retrasados ante la falta de liquidez de las empresas.

Los integrantes del Congreso del Trabajo están conscientes del esfuerzo que ha implementado el gobierno estatal para atender la contingencia sanitaria; sin embargo, la situación de cientos de empresas y puestos laborales están en riesgo y es preciso actuar con capacidad y responsabilidad para apoyar la pronta reactivación y las condiciones a que muchos empleos se mantengan.

“En Yucatán la situación es apremiante, ante la actual pandemia. El trabajo está seriamente afectado, la afectación, no solo ha sido a salud pública, sino también a la economía y las condiciones de la sociedad, por lo que, reactivar el proceso económico y darle un soporte a las empresas para su recuperación es vital”, estableció.

La petición del CT es un llamado a empleadores, sindicatos y organismos gubernamentales a sostener el esfuerzo y proteger la seguridad de cientos de familias y trabajadores, con la reactivación económica y aseguramiento de puestos de trabajo.

En su planteamiento, los firmantes del documento solicitan; apoyar a las empresas, el empleo y los ingresos; además estimular la economía y preservar la seguridad social de los trabajadores, establecer protocolos de seguridad en materia sanitaria para los centros de trabajo y soluciones viables con la IP para recuperar el desarrollo económico del país.